Lecciones de la investidura

Un largo, complicado y sinuoso camino se ha tenido que andar hasta llegar a la investidura de Pedro Sánchez como presidente de España con el que termina un proceso político que nos deja algunas lecciones o algunos hechos que habría que destacar.

Desde que se convocaran elecciones el pasado mes de abril y se tuvieran que repetir en noviembre por la falta de entendimiento entre los principales partidos llamados a conformar un bloque de izquierdas que más posibilidades tenían de sumar una mayoría, el PSOE y Unidas Podemos, se ha podido observar como el actual sistema de partidos da la impresión de que reduce la gobernabilidad del país a una serie de conversaciones entre sus dirigentes y sus allegados, como pone de manifiesto las apelaciones a derecha e izquierda del PSOE para que este último pudiera gobernar en solitario o en la rapidez que UP y PSOE llegaron a un acuerdo que parecía imposible después de la repetición electoral. Estos ejemplos ponen sobre la mesa la necesidad de discutir sobre el sistema de parlamento representativo y la capacidad de la ciudadanía para decidir sobre los asuntos de estado una vez que otorgan su confianza mediante el voto a un partido. De la misma manera, estos movimientos también han mostrado la necesidad del PSOE de alcanzar el gobierno en solitario para mantener el sistema de partidos vigente desde la transición primando esto por encima de las necesidades de los ciudadanos. De otra forma no se entiende que UP y PSOE no se hubieran puesto de acuerdo después de los comicios de abril de 2019 cuando la situación era favorable para la conformación del gobierno de coalición. Con todo esto, se podría señalar al PP como el resorte que propició el cambio de paradigma en el sistema de gobierno español propiciando el primer gobierno de coalición desde la II República rechazando la abstención que le hubiera dado el gobierno en solitario al PSOE.

La propia sesión de investidura parece señalar el discurso y el ambiente político que aguarda para los próximos cuatro años: interpelaciones basadas en insultos, agravios, menosprecio y nula atención a las medidas propuestas por la coalición para su investidura. Tanto PP como C´s han adaptado el tono y el contenido del discurso de VOX, consecuencia de su crecimiento en escaños. A mi parecer la nota más negativa es la consolidación del discurso de la anti-España, que deriva en la potestad de unos ciudadanos para representarse con los valores que caracterizan una idea particular de España que han construido estos partidos y otros grupos mediáticos y sociales que los alimentan, mientras que el resto son personas no reconocidas por no compartir esta idea y visión de España. VOX no es el franquismo ni el fascismo, pero se le parece mucho cuando lo vemos recuperar este relato generado en la época del franquismo que creíamos superado (1).

La lógica ha llevado al PP y C´s a obligarse a adoptar discurso y forma del partido que le estaba robando votantes. Del porqué la gente se reconoce con este discurso del odio después de este periodo de democracia es algo que habrá que debatir más tarde con calma. Y los efectos los veremos con el tiempo. De momento a C´s no parece que le haya servido de mucho y tiene pinta de que o se producen cambios en el seno del partido o puede perder los apoyos que le quedan. En el PP ya ha surgido alguna voz discrepante como la de Borja Semper (2).

Esto último entronca con la idea de la subida de VOX y, en este caso, el gobierno de coalición tiene la tarea primordial de poner en marcha medidas que en estos cuatro años permitan mejorar las condiciones de vida de las personas más vulnerables y de las clases medias, lo que pasa por, en primer lugar, fomentar el empleo público y privado acompañado de mejorar en las condiciones laborales que aseguren la dignidad de las personas. Otros elementos en los que hay que trabajar a la par es la mejora de los servicios sociales y públicos: educación, sanidad, transporte, etc. Sin entrar en medidas concretas, lo principal de estas mejoras es que recaigan de manera efectiva sobre la mayoría de la población comenzando por quienes se encuentran en los grupos vulnerables, porque si esto no se lleva a cabo y la ciudadanía en su conjunto no observa cambios reales en sus condiciones de vida o en la de sus allegados, cabe la posibilidad que ocurra como en otros países de Europa donde la extrema derecha ha mejorado sus resultados electorales como en Francia, Alemania, Suecia o Finlandia que, aunque los contextos son similares, que no iguales, la base de este fenómeno se podría encontrar en el descontento de la población con sus condiciones de vida que supone la búsqueda de alternativas en partidos que se presentan como un cambio contra el orden vigente y con un discurso con signos nacionalistas y conservadores que deriva en odio al diferente, al cambio y a la diversidad. Mientras se mantenga este discurso, alimentado por los partidos de la derecha y sus brazos mediáticos, cabe la posibilidad de una continua polarización de la opinión publica teniendo como objetivo los que se considera como la anti-España a la vez que se mantiene una sensación de desunión, tensión y ruptura constante en el espacio público, sobre todo en aquellas zonas acuciadas por los nacionalismos autonómicos. En definitiva, si no se desarrollan medidas que tenga un efecto claro y palpable en la clase trabajadora y los grupos vulnerables nos encontramos ante la posibilidad de que en las próximas elecciones VOX suba en escaños y, como supere al PP, principal partido de la derecha, podemos encontrarnos con un escenario singular y complicado (3). Ante este probable escenario, que ya ha ocurrido en otros países como Francia, la derecha, PP y C´s, tendrían que ver la posibilidad de cambiar su discurso, formas y perfil de cara a esta legislatura teniendo en cuenta la posible pérdida de votantes mientras sigan pareciéndose a VOX.

Otro punto para resaltar es la voluntad para el diálogo que ha propiciado la formación de gobierno y que parece ser la tónica de estos cuatro años. Si bien nos hemos encontrado un diálogo en ocasiones opaco, como requieren conversaciones de tal envergadura como las que tratan del orden constitucional o el derecho español, entre otras, éste ha propiciado acuerdos para la formación del gobierno, aunque los principales partidos nacionalistas siguen mostrando su decisión por alcanzar un encaje constitucional distinto. Este es uno de los retos más importantes del nuevo gobierno: resolver el conflicto catalán. Una de las claves para resolver este conflicto pasa por generar un proyecto de país desde la izquierda que sirva, de paso, para convencer a los votantes de VOX de que el odio, la mentira, la insolidaridad y el despotismo no es el camino adecuado para construir un país donde vivir en paz y en el que todos nos sentimos representados.

Manuel A. González

16/01/2020, Esmeraldas.

Referencias

1-Os dejo una referencia del libro que me estoy leyendo que señala este hecho y que me está aportando una visión diferente de lo que supuso la Institución Libre de Enseñanza y el ideario político, social y cultural de entonces en relación con la etapa de la transición y la llegada de la democracia en España. Podéis encontrar esta referencia en el capítulo dos: Díaz, E. (2009). De la Institución a la Constitución. Madrid: Trotta.

2- Ferreira, M. (2020). Borja Sémper se marcha como directivo a una consultora: “Rechazo la política de trinchera y el enfrentamiento gratuito”. Eldiario.es. Recuperado de https://www.eldiario.es/norte/Borja-Semper-relaciones-institucionales-EY_0_984801816.html

3- Solo hay que echarle un vistazo a la última encuesta y ver como VOX sigue subiendo en escaños. Cortizo, G. y Ordaz, A. (2020). Vox aumentaría su presencia en el Congreso en cinco diputados, según una encuesta de Celeste-Tel realizada durante la investidura. Eldario.es. Recuperado de https://www.eldiario.es/politica/Vox-incrementaria-Congreso-Celeste-Tel-investidura_0_984452264.html

Huyendo de la abstención a la izquierda

El próximo domingo España vota de nuevo y no parece que haya cambiado nada el discurso de los partidos durante este tiempo. Tampoco la decisión de los votantes, ya que las encuestas arrojan un resultado de congreso fragmentado ingobernable sin coaliciones. Y el debate de este domingo no aclara nada. Tal vez, el que mejor sale de este debate sea Abascal que, como dice el, ahora más españoles le conocen. Pero el resto se han mantenido en su línea. El mejor, de nuevo, Pablo Iglesias, que puede que no sirva de mucho ante la posibilidad que se le presenta a la gente de izquierdas de votar al PSOE para desbloquear el desgobierno. Casado tira de la renta del PP ganada por sus predecesores y Rivera no sabía quienes eran sus oponentes.

Los últimos comicios perfilaron un panorama idóneo para alcanzar un gobierno progresista y de izquierdas, eso sí, con sus limitaciones, pues al PSOE no se le puede pedir grandes esfuerzos por desarrollar políticas completas y adecuadas a las necesidades de los trabajadores y las personas más vulnerables de la sociedad situándose en contra de empresarios y banqueros. En otro artículo en este blog ya se señalaba la disposición del PSOE a mantener el statu quo vigente en España (1).

Tornándose inviable un gobierno que aunara fuerzas progresistas, incluso con un Pedro Sánchez buscando apoyos en Ciudadanos y PP, muchos votantes de izquierdas se encuentran con una situación que puede llevarlos a cambiar su voto y, en el peor de los casos, a la abstención en las próximas elecciones. A esto se le suma la aparición de Más Madrid, otro partido de izquierdas más, que pensarán algunos, y la ruptura de Equo con Unidas Podemos, que ha supuesto un resquebrajamiento de la estructura de partido como se concluye de las dimisiones de cuatro de sus dirigentes y de su fundador (2). Otra convocatoria electoral se avecina y la sensación desde la posición de los votantes de izquierda se puede entender de hastío, desolación y desidia. Esto se observa en las peticiones para no enviar propaganda electoral al correo, la llamada a la abstención en las redes o en un sondeo realizado recientemente que sitúa la abstención en un 35% (3 y 4).

La abstención se puede justificar desde la necesidad de castigar a estos partidos que no han sabido ponerse de acuerdo o la apatía por votar puesto que nada va a cambiar en lo sustancial en la vida de cada uno. Ante esto, Más País se destaca como la opción de los abstencionistas desmoralizados (5) ante un panorama que se antoja similar al de las pasadas elecciones. Si bien muchos ven una escisión más a la izquierda del tablero, otros lo entienden como una oportunidad de sumar escaños progresistas para intentar alcanzar el mejor acuerdo con el PSOE en unas posibles futuras negociaciones. Si bien es cierto que en algunas circunscripciones puede resultar favorable, en otras, donde correspondan menos diputados, puede suponer la disgregación de los votos que sostenían un diputado progresista. Ante la una repetición electoral, las fuerzas de izquierdas tendrían que apostar por una nueva estrategia, pero no está claro que la aparición de un nuevo partido de un antiguo dirigente de Podemos pueda suponer el golpe de efecto para intentar robar votos a la opción natural una vez que fracasa la alternativa de izquierdas con Unidas Podemos. Por otro lado, la derecha política y mediática no tardará en sacar rédito de esta sensación de desconfianza de los votantes de izquierdas para aumentar el descontento.

Ante el panorama de un gobierno de las tres derechas con Vox que permitiría dar carta blanca a cualquier medida extrema en cualquier ámbito, es imprescindible que la gente que quiere que España avance hacia un horizonte de solidaridad, justicia social y equidad salga a votar el 10N a una de las opciones de izquierdas. En Albacete, ciudad a la que observo en la distancia, parece que la mejor opción para la gente de izquierdas es votar a Podemos que puede alcanzar un escaño.

Manuel A González

Referencias

  1. González, M. A. (2019). El problema de fondo. La Guarida del Sherpa. Disponible en https://guaridadelsherpa.wordpress.com/2019/07/30/el-problema-de-fondo/
  2. Caballero, F. (2019). Equo se integra en Más País sumido en su mayor crisis. Eldiario.es. Disponible en https://www.eldiario.es/madrid/Equo-integra-Pais-sumida-crisis_0_946656203.html
  3. Santaeulalia, I. (2019). Activismo por la abstención. El País. Disponible en https://elpais.com/politica/2019/09/20/actualidad/1568995838_294565.html
  4. Morodo, C. (2019). Abstención histórica ante el 10-N: el 35% no votaría. La Razón. Disponible en https://www.larazon.es/espana/abstencion-historica-ante-el-10-n-el-35-no-votaria-NF25024458
  5. García, L. (2019). Errejón se erige en antídoto contra la abstención y avisa al PSOE de una entente con Cs. La Vanguardia. https://www.lavanguardia.com/politica/20190926/47651842326/inigo-errejon-antidoto-abstencion-psoe-entente-ciudadanos-mas-madrid.html

El segundo entierro de Franco

La democracia española ha permitido que se vuelva a enterrar con honores al dictador Francisco Franco. Se le ha vuelto a enterrar igual que hace cuarenta años acompañado de sus familiares, de sus seguidores y de los símbolos del régimen opresor y sanguinario que sostuvo durante casi cuatro décadas, al lado de sus víctimas, en suelo español, ese que aun alberga fosas comunes de represaliados por el régimen, con el oficio de una misa, con ofrendas a su persona y al régimen que sostuvo con los pilares del terror y la represión. Se ha enterrado dos veces al dictador, dos veces le han dicho adiós sus familiares y sus seguidores. Y los demócratas no hemos podido enterrar ninguna a tantos que lucharon por la libertad y la democracia.

A priori, el principal beneficiado de la exhumación del dictador es un Pedro Sánchez que, de paso, manda un mensaje a los votantes de izquierdas: si queréis que algo cambie, votadme. Aunque se haga tarde y siendo benevolentes ante el franquismo. “Franco Gracias” se podía ver en una de las banderas que recibieron al dictador en Mingorrubio. Vivas al dictador y caras al sol se escuchaban en los noticiarios de todas las cadenas. No se atreven a enfrentarse al franquismo aun después de más de cuarenta años de democracia. Podemos suponer que una democracia consolidada es aquella que permite que el dictador tenga un lugar donde los nostálgicos puedan seguir venerando y recordando a su figura y su régimen.

Me gustaría pensar que es un paso hacia la exhumación de las fosas comunes, la reparación completa de las víctimas y el reencuentro de España con su historia, pero creo que sólo se trata de un movimiento que, creo de casualidad, vale más por su peso electoral que por ser una acción que desencadene el desmantelamiento de los vestigios de la dictadura. Sin duda se ha dado un paso importante que hay que celebrar y que debería servir como aliciente para que podamos continuar deshaciéndonos de los restos de la dictadura.

Manuel Ángel González

EL CID Y LOS PERROS

Con los ruidosos clarines de la publicidad, como de costumbre, Arturo Pérez-Reverte ha publicado su flamante novelón sobre el Cid, para enseñarnos cómo ser un hombre de verdad en unas cuantas lecciones, pues nos estamos amariconando más de la cuenta con los asuntos del feminismo y del colectivo LGTBI. Ahora que el trifachito viene pisando fuerte, hay que desempolvar a los grandes héroes del nacionalcatolicismo, por si acaso Pablo Casado o Santiago Abascal recomiendan la novela de turno y suben los índices de ventas (suponemos que Albert Rivera preferiría callarse, para que su complicidad con la extrema derecha no resulte más descarada todavía). Y si las próximas elecciones dieran el triunfo a los azules, por las carambolas de la aritmética parlamentaria, habría que agenciarse alguna subvención patriótica en el ministerio de cultura, pues a nadie le amarga un dulce.

Al mismo tiempo, el elogio del mercenario que Pérez-Reverte ha pergeñado en su novelón histórico, según se infiere de sus declaraciones en la prensa, implica una celebración del individualismo neoliberal (no en vano la extrema derecha actual se alinea con las políticas neoliberales, a diferencia del viejo fascismo, que guardaba ciertos elementos de política social). En este sentido, el novelista español, como todos los que se disfrazan de apolíticos en el gran teatro del mundo, es un conservador neoliberal que confunde el capitalismo con la naturaleza humana, creyendo que no hay más alternativas para la organización de la sociedad, y desarrolla esta doctrina en sus obras con hábil disimulo, sirviéndose de tramas y personajes atractivos para un gran número de lectores. Solo de esta forma puede entenderse el éxito comercial y publicitario de Pérez-Reverte, pues el sistema económico no tiende a promocionar a los escritores rebeldes o críticos, sino a sus mejores propagandistas.

Al fin y al cabo, ¿qué es el mercenario sino un arquetipo del “empresario de sí mismo”, el ideal humano que proponen las teorías económicas dominantes? Como sucede con los trabajadores en el capitalismo desregulado, el mercenario se mueve en entornos sociales marcados por una competencia salvaje, en la “guerra de todos contra todos” que describía Thomas Hobbes en su “Leviatán”. Sin embargo, no intenta superar esta situación cooperando con sus semejantes para el bien común, sino que se aprovecha del orden (o del caos) establecido para sus intereses particulares. Establece relaciones con los otros según la lógica del beneficio personal, tratándolos como medios y no como fines en sí mismos, en una absoluta negación de la ética kantiana. De este modo, puede convertir la violencia en una forma de vida e incluso inventarse justificaciones morales (pero no éticas) para legitimarla ante los demás y ante sí mismo: de ahí provienen las reglas y los códigos de honor de los matones, sicarios, pistoleros y demás ralea del hampa, que en el fondo no constituyen sino coartadas para defender lo indefendible.

En todo caso, si yo tuviera la llave del sepulcro de Rodrigo Díaz de Vivar, el que en buena (o mala) hora nació, me temo que echaría sus huesos a los perros sin demasiadas contemplaciones, para que ni Pérez-Reverte ni otros avisados oportunistas lo sigan sacando a ganar batallas después de muerto, aunque se trate solo de batallas culturales. De hecho, me cuesta imaginar un destino más adecuado para semejante reliquia fúnebre, pues veo más nobleza y dignidad en el desamparo de un animal hambriento que en la historia criminal de un matarife castellano. Joaquín Costa, el intelectual del regeneracionismo, ya sugería la importancia de olvidar el viejo mito del guerrero, cambiando el medievo por la Ilustración, con sus elocuentes lemas: “escuela y despensa” y, especialmente, “doble llave al sepulcro del Cid para que no vuelva a cabalgar”.

España, como el resto del mundo, no necesita más héroes de guerra en este momento crucial de la historia, sino más hombres y mujeres honrados y comprometidos con su pueblo, para afrontar la crisis social y ecológica que amenaza el futuro de todos, para que al fin dejemos de ser homínidos y nos convirtamos en humanos, en criaturas que cultiven lo que Albert Schweitzer, el médico y filósofo germano que alcanzó el premio Nobel de la paz, denominó “reverencia por la vida”: una ética basada en la voluntad de mantener, fomentar y engrandecer la vida, considerando no solamente la especie humana, sino el gran conjunto de todos los seres vivos. Así podremos dejar algún futuro para nuestros herederos, liquidando los fantasmas del pasado, como el Cid, para construir un ideal humano a la altura del presente.

Ramiro Rosón

El problema de fondo

Rufían aseguraba que Iglesias, Sánchez y toda la izquierda, sin importar su bandera, se iban a arrepentir de lo ocurrido en esta semana de investidura fallida, ya que la lectura de los votantes de izquierdas será que, una vez más, la izquierda no es capaz de llegar a acuerdos. El problema de fondo es seguir pensando en el PSOE como un partido de izquierdas e interpelarlo como tal.

Se ubica al PSOE en la izquierda moderada, la socialdemocracia, una suerte de tercera vía donde todos ganan, los de arriba y los de abajo. Cuando cualquier persona o colectivo realiza una acción, ya sea por voluntad u omisión, en el ministerio de hacienda o cuando vas a hacer la compra de la semana, siempre hay una parte de la población que sale beneficiada a costa de la otra. Y con el PSOE da la impresión de que la mayoría de las veces han salido beneficiados los mismos. A nivel de comunidad, ciudad o pueblo podemos encontrar un PSOE que vela por los intereses de las clases trabajadoras y populares, pero es a nivel nacional e internacional donde se deciden las políticas generales que organizan y estructuran la vida de los ciudadanos.

Cuando ha tenido que decantarse hacia un lado u otro, el PSOE se ha situado en una posición que favoreciera el statu quo a través de políticas que reproducen las relaciones, procesos y estructuras políticas, sociales y económicas, beneficiando a las clases sociales altas en detrimento de las clases populares y más vulnerables (1). Las señales del PSOE desde el día que ganó las elecciones apuntaban más una voluntad de conseguir los apoyos de C´s o PP que de Unidas Podemos. Comenzó con una tímida respuesta de Sánchez a las bases que le coreaban “con Rivera no”. En ese momento ya sabía que, por mucho gritaran aquellos que le habían votado, la opción de UP no era la más viable de cara a contentar a empresarios, banqueros y a ciertos sectores de su partido (3). Antes de que hubiera ninguna duda, al día siguiente apareció Patricia Botín señalando la idoneidad y adecuación de un gobierno de PSOE y C´s para la estabilidad financiera del país y a los pocos días se sumaron otras entidades bancarias de ámbito internacional (4). La CEOE también se posicionó en esta línea (5).

En UP y en la izquierda imaginaron que sería posible un gobierno de izquierdas con políticas que transformaran las condiciones materiales de la población y blindaran los derechos sociales. Pero con este PSOE, con el poder que le han otorgado las urnas con 123 diputados, y tantos particulares y colectivos de banqueros y empresarios abogando por estado social que mantenga la senda capitalista y neoliberal de los últimos años, un gobierno de izquierdas y socialista es una empresa imposible, la correlación de fuerzas es insuficiente. El error de UP ha sido el de pensar que podría torcer el brazo del PSOE para hacerle mirar hacia la izquierda.

En estos momentos, teniendo en cuenta la tensión acumulada por las negociaciones fallidas, encuentros que relata Ignacio Escolar en el siguiente artículo (6), y con la falta de disposición expresada por parte del PSOE para un gobierno de coalición, lo más sensato sería, con la vista puesta en la posibilidad de que el PSOE gire por completo a la derecha buscando los apoyos de PP y/o C´s o la repetición de elecciones con la amenaza de las tres derechas, negociar un programa de gobierno a priori socialista para los próximos años y fiscalizar su puesta en marcha desde el congreso, los medios de comunicación y con el apoyo de las organizaciones y asociaciones civiles.

Manuel A González

Referencias

  1. Vargas, J. (2016). El PSOE o la historia de un largo giro a la derecha. Público.es. Actualizado el 25/10/2016. https://www.publico.es/opinion/psoe-o-historia-giro-derecha.html
  2. Antón, A. (2019). Santander, sobre el posible pacto PSOE-C’s: “Complacería al mercado más que Podemos”. El Independiente. Publicado el 29/04/2019. https://www.elindependiente.com/economia/2019/04/29/santander-anima-a-sanchez-a-pactar-con-ciudadanos-complaceria-al-mercado-mas-que-podemos/
  3. Sánchez, M. (2019). Dirigentes del PSOE no quieren un Gobierno de coalición, pero asumirán lo que decida Sánchez. Publico.es. Publicado el 18/06/2019 https://www.publico.es/politica/dirigentes-psoe-no-quieren-gobierno-coalicion-asumiran-decida-sanchez.html
  4. Segovia, C. (2019). Diez bancos internacionales quieren pacto PSOE-Cs: “Es el escenario soñado para los inversores”. El Mundo. Publicado el 6/05/2019. https://www.elmundo.es/economia/macroeconomia/2019/05/06/5ccf1aa9fdddff49258b4647.html
  5. Acosta, I. y Ortega, E. (2019). Las empresas piden al PSOE que no ceda Ministerios económicos a Podemos. elEconomista.es. Publicado el 20/07/2019. https://www.eleconomista.es/economia/noticias/10003902/07/19/Las-empresas-piden-al-PSOE-que-no-ceda-Ministerios-economicos-a-Podemos.html
  6. Escolar, I. (2019). La historia de un fracaso. Eldiario.es. Publicado el 27/07/2019. https://www.eldiario.es/politica/historia-fracaso_0_924957799.html

El miedo a la libertad

Con el procesamiento de Ángeles Maestro, la Audiencia Nacional no solo parece aspirar a convertirse en una suerte de heredera del Tribunal de Orden Público franquista (para los desmemoriados, solo diré que se trataba del órgano judicial competente para conocer de los delitos políticos en los tiempos de la dictadura), sino que también banaliza y pervierte el tipo penal de colaboración con una organización terrorista, sentando un peligroso precedente: desde ahora las actividades benéficas, amparadas por el derecho internacional humanitario, podrían comenzar a interpretarse como delictivas si se les antoja a sus ilustres señorías, en consonancia con los intereses de cierto sector político y sus amistades internacionales (no olvidemos quiénes usan sus influencias, detrás del biombo, en altas esferas de la judicatura). De este modo se deja sin efecto la primacía del derecho internacional sobre el derecho interno, reconocida en todos los sistemas jurídicos occidentales, con una retorcida interpretación del código penal vigente, a la que sus ilustres señorías ya nos han acostumbrado.

La descabellada denuncia presentada por The Lawfare Project Spain, filial española de una poderosa asociación del lobby sionista estadounidense, que acusa a Maestro de financiar el terrorismo organizando colectas de fondos para la reconstrucción de escuelas en Palestina, debería archivarse por falta de fundamentos jurídicos en el acto, sobre todo cuando las colectas se realizaron en 2014 y 2015, coincidiendo con una virulenta ofensiva del ejército israelí sobre la población civil palestina, que causó miles de muertos y heridos, así como graves daños en viviendas e infraestructuras. Semejantes hechos, en un sistema judicial coherente con sus principios, bastarían para que la maquinaria de la justicia se negara a ponerse en marcha, considerando que la conducta denunciada se encuentra al margen del tipo penal que la acusación invoca.

Puede que Maestro finalmente salga absuelta y todo se quede en un trance desagradable, sin más consecuencias, pero la apertura de un proceso contra ella se inscribe en la estela de actuaciones judiciales como las que promueve la Italia neofascista de Matteo Salvini, que ya ha procesado a algunos activistas por evitar la muerte de migrantes africanos en el Mediterráneo, y, en general, en la tenebrosa ola de menosprecio a los derechos humanos que ha levantado la extrema derecha en Occidente. De este modo, se pretende convertir la solidaridad internacional en un delito cuando resulta incómoda para los intereses del gobierno de turno o compromete las alianzas internacionales de ciertos sectores del arco parlamentario. En este sentido, a diferencia del fascismo del siglo XX, que enviaba a los judíos a campos de concentración, el neofascismo se caracteriza por su alianza con el lobby sionista, cuya fuerza económica y militar lo ha convertido en un socio respetable, como se demostró con la apertura de la embajada estadounidense en Jerusalén, una iniciativa de Donald Trump que recibió el apoyo de líderes como el propio Matteo Salvini, el húngaro Viktor Orbán y el brasileño Jair Bolsonaro.

En el caso de España, la evolución de la vida política en la última década evidencia que la guerra cultural a través de los órganos judiciales se presenta como uno de los recursos favoritos de la extrema derecha para llevar a cabo su particular estrategia de agitación y propaganda. Ahí están las causas que se abrieron contra Rita Maestre, por manifestarse en la capilla de la Universidad Complutense de Madrid; contra Cassandra Vera, por publicar algunos chistes en Twitter sobre la muerte del almirante Carrero Blanco; contra el rapero Valtonyc, por sus canciones satíricas sobre la monarquía española; y contra otros activistas, creadores o simples usuarios de redes sociales que en algún momento han cuestionado los ídolos totémicos de la España más conservadora (Dios, la patria y el rey).

Cada una de estas causas ha corrido una suerte diferente (Rita Maestre y Cassandra Vera salieron absueltas, mientras que Valtonyc aún permanece exiliado en Bélgica), pero todas reproducen el mismo fenómeno: el miedo a la libertad. Como los viejos fascistas del siglo XX, los neofascistas de ahora son hombres y mujeres incapaces de pensar y actuar de forma autónoma, según el criterio de su propia razón, de modo que necesitan el integrismo político o religioso para dotar de algún sentido a su existencia. Sufren un miedo irracional y profundo hacia los hombres y mujeres autónomos, hacia los que se han atrevido a ejercer su libertad, pues su mera existencia pone a temblar la estructura de sus frágiles dogmas. En consecuencia, los persiguen con ruido y furia, con los medios que encuentran a su alcance, pues, aunque el derecho les impide el uso de las armas, recurren a los folios de papel sellado como balas contra sus enemigos.

 

Ramiro Rosón

 

A continuación se muestran tres artículos que han recogido la noticia:

1.  Kaos en la Red: https://kaosenlared.net/campana-en-solidaridad-con-la-internacionalista-angeles-maestro/

2. Público.es: https://www.publico.es/sociedad/audiencia-nacional-investiga-exdiputada-iu-angeles-maestro-financiar-terrorismo-palestina.html

3. La vanguardia: https://www.lavanguardia.com/vida/20190131/46124794826/angeles-maestro-investigada-por-financiar-terrorismo-dice-que-acreditara-el-destino-social-del-dinero.html

Después del 26M

El PSOE es el claro vencedor de la noche electoral siendo la fuerza más votada en la mayoría de autonomías, aunque esto puede que no le sirva para gobernar como en el caso de Murcia, Aragón o Madrid, puesto que las fuerzas de izquierda no suman la mayoría ante PP, C´s y VOX. En el caso de los municipios y en Europa recupera aumenta en 6 y 10 puntos respectivamente desde los últimos comicios. El PP salva los muebles en Madrid, Ciudadanos se apuntala como el sostenedor del PP y VOX no obtiene los apoyos de las generales pero es clave en la formación de algunos gobiernos autonómicos y municipales.

La peor noticia para los socialistas es la caída de Unidas Podemos. Aunque en su discurso y formas se podría vislumbrar un ligero viraje hacia un perfil socialdemócrata que se acercase al imaginario perfil moderado del PSOE, a priori suponía la alternativa que podía ejercer presión para intentar revertir o al menos aminorar el efecto de leyes ancladas en un ideario político de corte neoliberal.

La pérdida de confianza en el proyecto de Unidas Podemos se debe en parte a la construcción de un relato desmesurado por parte de la derecha mediática y política, pero la perdida de ilusión de la ciudadanía también tiene que ver con la falta de cercanía a la población. Se ha perdido la ilusión de la participación que nació con el 15M, que siguió a la formación de los círculos y, con el desarrollo de las propuestas municipalistas que dieron lugar a los ayuntamientos del cambio, Podemos se ha centrado más en buscar la fórmula para ganar las elecciones que en generar una conciencia colectiva desde la izquierda socialista para construir una mayoría social progresista.

Aunque la lectura extendida de estos resultados es que el PSOE vuelve a ser la fuerza más votada en el espectro de la izquierda, la realidad es que, sin el contrapeso de Unidas Podemos u otras fuerzas de izquierdas socialistas, todo apunta a que el PSOE seguirá sosteniendo un sistema ajustado al ideario neoliberal y capitalista que impera en Europa y en el mundo, que se encuentra en el núcleo de muchos de los problemas actuales y retos de futuro que debe enfrentar nuestra sociedad, como la generación de puestos de trabajo dignos, la cuestión de la inmigración, la mejora de los servicios públicos y las prestaciones sociales o la lucha contra el cambio climático.

Tanto PSOE como Ciudadanos han señalado la posibilidad de formar gobierno en algunas de las provincias y capitales, a pesar del mandato de los votantes socialistas y de las peroratas de Rivera negando la mayor a Sánchez. El movimiento de Ciudadanos en Andalucía encendió las alarmas entre los liberales europeos y otro movimiento en este sentido sería difícil de explicar a sus socios en Europa, por lo que es plausible que en algún caso se alíe de alguna manera con el PSOE para recuperar el estatus de partido de centro. A nivel nacional, la flagrante pérdida de apoyos de Unidas Podemos deja a Iglesias en una posición débil para poder negociar una alternativa de gobierno de izquierdas donde se reserve un espacio relevante a UP. Está por ver de qué manera los movimientos por los posibles pactos a nivel autonómico y municipal influyen en la formación del gobierno estatal y viceversa.

Ante este panorama y sin tener en cuenta qué ocurrirá en la investidura del nuevo gobierno, desde los partidos y plataformas sociales y ciudadanas de izquierdas es necesario reactivar la ilusión de la ciudadanía a través de propuestas que no se enmarquen exclusivamente en el ámbito de la organización y estructura política, sino que permitan generar espacios de debate, reflexión y crítica, de manera que se recupere la ilusión por la participación en la vida pública y se permita generar una conciencia ciudadana desde la izquierda socialista.

Manuel A. González