Vinculación con la colectividad en Esmeraldas

En esta entrada os dejo el aporte de Nicole Santamaría, estudiante de Educación Básica en la PUCE Sede Esmeraldas. El texto se refiere a su experiencia en el proyecto de vinculación-investigación titulado Acompañamiento al desarrollo de centros inclusivos que se desarrolló en la Unidad Educativa Ramón Bedoya en la ciudad de Esmeraldas. El proyecto está por finalizar y uno de los objetivos era el de compartir con la comunidad la experiencia de Nicole que aquí se plasma.

Del proyecto, que comenzó en 2018, surgen dos comunicaciones, una en Quito y la otra en Esmeraldas, un artículo de divulgación que podéis leer en el siguiente enlace: https://issuu.com/freddycoello/docs/buenas_practicas_de_vinculacion_201

y un artículo de investigación publicado en la revista Actualidades Pedagógicas que podéis leer aquí: https://ciencia.lasalle.edu.co/ap/vol1/iss74/11/

a la espera de poder publicar otro artículo con la segunda parte de la investigación donde se desarrolla el proyecto de intervención en el centro escolar.

A continuación os dejo la aportación de Nicole:

El proyecto de acompañamiento al desarrollo de centros inclusivos, me brindó una experiencia positiva, en la cual pude tratar diversos temas, tales como la educación inclusiva, saber de que manera integrar al salón de clases a estudiantes con Necesidades Educativas Especiales, otro de los temas es el riesgo escolar, la educación democrática, temas que necesitan ser tratados para que futuros docentes y docentes que ya ejercen la profesión sepan de qué manera actuar al momento de que se presente alguna situación ligada a los temas que hemos tratado. 

Al hablar de educación inclusiva nos estamos refiriendo a un tema amplio, que engloba varios factores. En este sentido la UNESCO entiende que en laeducación inclusiva los alumnos con necesidades especiales deben tener acceso a los colegios de educación regular, donde deben ser acomodados con estrategias pedagógicas centradas en el alumnado, de forma que se responda a sus necesidades. Las docentes que tuvieron la oportunidad de compartir esta experiecia junto con nosotros comentaban que hay irregularidades al momento de brindar la atención necesaria a estos alumnos.

Desde mi experiencia he notado que no solo en el centro educativo donde impartimos el proyecto hay este tipo de irregularidades, sino también en otras unidades educativas, varios docentes dejan de lado a este tipo de estudiantes, dejando un vacío en el aprendizaje de ellos. Es por eso que se dieron pautas para saber como manejar este tipo de alumnos y realizar adaptaciones de manera coherente, tomando en cuenta la necesidad educativa del estudiante. 

Sobre el riesgo escolar tratamos de indagar lo más importante, los problemas, miedos que varios estudiantes tienen o adquieren en el proceso educativo. Que un estudiante esté en riesgo no significa que sea retrasado o que tenga alguna incapacidad, sino más bien, se refiere a características de su medio familiar, escolar y social que lo predisponen a experiencias negativas, tales como bajo rendimiento, deserción, trastornos conductuales y problemas emocionales (Jadue, 1997). 

Se pudo dialogar de estos riesgos, las docentes fueron muy cautelosas y se ve que están al pendiente de estos estudiantes, ya que saben que miedos, problemas, emociones ya sean positivas o negativas llegan a compartir en el salón de clases sus alumnos. 

La educación democrática trata de instruirnos a ser personas justas, llenas de valores fundamentados en la libertad de expresión, ya que así podemos pensar y decir lo que queramos con responsabilidad y libertad, acceso a la información para así tomar buenas decisiones, a la libertad de acción para así realizar lo que uno desee dentro del marco legal, libertad de asociación, con el fin de poder agruparse por un fin en común.  

Hubo mas actitudes positivas que negativas, las cosas positivas fueron acceder a esta nueva información tratando temas interesantes e indagar de manera conjunta, con docentes que tienen más experiencia al tratar estos temas, ya que han ganado vivencias dentro del aula de clases. Otro de los temas que tratamos fue el como se debe mejorar la educación en el Ecuador, para mi es un tema un poco complicado de tratar, ya que uno como futura docente tiene que prepararse y saber ser innovadora para poder brindar una educación de primera. 

No siempre se va a poder ser una excelente maestra, mucho menos ser un manual de como mejorar la educación en nuestro país, lo que si podemos hacer es ser maestros cero tradicionalistas, implementar el uso de las TIC, el manejo de objetos de aprendizaje dentro del aula de clases, trabajar de manera conjunta, tomar más en cuenta a los estudiantes con Necesidades Educativas Especiales, realizar más proyectos como estos en todos los centros educativos de nuestra ciudad Esmeraldas. Invitar y motivar a los docentes a que sean participes de charlas, cursos, lograr que se preparen de manera positiva y que logren más metas con el fin de ayudar a que la educación en el Ecuador mejore. 

BIBLIOGRAFÍA          

Jadue, G. (1997). Factores ambientales que afectan el rendimiento escolar de los niños provenientes de familias de bajo nivel socioeconómico y cultural. Estudios Pedagógicos, 23, 75-80.

Opinión sobre el 15M después de 10 años

Comencé a escribir esta entrada hace tiempo y, por unas cosas y otras, no he tenido tiempo de completarla. Ya se que es algo tarde, pero la comparto para que dejar esto por escrito.

El 15M es de estos fenómenos sociales que, de una manera u otra, cambia la vida de todo el mundo en España. Uno lo vieron como un momento de esperanza, otros como un terremoto en la propia conciencia, otros con una ligera preocupación e incertidumbre y muchos otros con desdén e indiferencia. Para mí supuso un impulso para interesarme de manera más profunda en los asuntos sociales y políticos. De hecho, la voluntad de intentar cambiar las cosas, entre otras cosas, hicieron que volviera tiempo después a mi ciudad natal, Albacete, por la falta de oportunidades que veía en Madrid para incluirme en determinados espacios u organizaciones. Cuando me fui de Albacete sentía la ciudad como un lugar gris y apagado que no ofrecía ninguna oportunidad de aprendizaje o experiencia política o cultural. Cuando volví, me di cuenta lo que equivocado que estaba. 

Hasta que llegó el 15M, me limitaba a estudiar las asignaturas de lo que me tocara y a leer novelas. Creía que en las novelas y, específicamente, en las novelas de ciencia ficción, se encontraba la clave para descubrir ideas que nos permitieran comprender el mundo, no era posible comprender la realidad alejados de la mundanidad del ser humano. Las novelas de ciencia ficción me ofrecían eso: particulares tribulaciones y disquisiciones humanas en un trasfondo fantástico, pero posible. En mi cabeza zumbaban obras como Fahrenheit 451, Un mundo feliz o el clásico 1984, que era la medida con la que comparaba la sociedad. En esta época comencé a dejar la novela para leer sobre la historia de España y en concreto sobre la Guerra Civil de la mano de Paul Preston. 

Pues eso, el 15M me pilló con ninguna formación política y muy poca en historia. Me movía en la dicotomía que mejor era un gobierno de izquierda que de derechas, pero desde una justificación totalmente ingenua. Una mañana mi compañero de piso me comentó que si nos dábamos una vuelta por Sol. Le dije que vale. Cuando salimos por una de las bocas del metro de Sol y pude acomodar mis ojos, no daba crédito a lo que veía. Las imágenes en televisión o periódicos no podían expresar lo que se sentía y vivía en aquella plaza. Gente por todas partes, pancartas reivindicativas, de protesta, carteles señalando las funciones de los puestos, tiendas de campaña, gente ofreciéndote un sándwich de jamón y queso, asambleas donde la gente votaba levantado la mano, guardería para los pequeños. Y entonces ocurrió algo. Un chico intentó colgar una bandera de la república española en un anuncio gigante en una de las fachadas de la plaza. En ese instante, todo el mundo comenzó a abuchear y a pedir que se quitara la bandera. Al final se quito. Y desde ese momento pensé que algo estaba mal. ¿Cómo podíamos pedir un presente más democrático renegando de nuestro pasado democrático? Y, es más, ¿se puede construir una nueva política o sociedad desde una racionalidad presentista sin mirar a la propia historia como señalaba Sieyes? Tenía mis dudas.

El 15M sacó a relucir las falacias de un sistema que no cumplía sus promesas: tenemos estudios, pero no tenemos trabajo; tenemos trabajo, pero no podemos llevar una vida tranquila; los políticos no velan por nuestro bienestar, solo por los de sus amigos; y un largo etcétera. El 15M fue la necesidad de reflexión compartida que el sistema y la sociedad en su conjunto nos había disuadido. No queríamos marchar de manera vertical por las calles con pancartas para quejarnos una vez más, queríamos hablarnos a la cara para intentar comprender qué estaba pasando. De esta gran asamblea salieron peticiones de cambio (1), pero faltaba una columna vertebral que le diera coherencia y sentido a todo eso que nos estaba pasando. Había conciencia de cambio, conciencia de que la política y los asuntos de la comunidad importan, se generó la idea de que la democracia funciona si participamos, pero faltaba un actor que pudiera materializar y darles sentido a las propuestas de cambio del 15M. Aquí es donde entra Pablo Iglesias, Monedero, etc., llevando el análisis a las televisiones, desde La Tuerka, pasando por El gato al agua de Intereconomía hasta La Sexta Noche, que desarrollaron un discurso transferible a los distintos contextos de España y definiendo a los ya conocidos sospechosos habituales: la transición, el bipartidismo, las puertas giratorias, el trasvase de dinero publico a lo privado, etc., Como señala Ernesto Castro (2), el 15M se colectivizan los problemas individuales, y el surgimiento de Podemos junto con otras plataformas municipalistas como los Ganemos, Ahora Madrid o Guanyem Barcelona intentaron canalizar el sentir del 15M en una propuesta política. 

Las cosas comenzaron a cambiar: Madrid, Barcelona, Valencia, Galicia, etc, feudos socialistas o peperos comenzaron a cambiar de color y se impulsaron políticas que buscaban vida para las personas: Madrid Central, los presupuestos participativos, políticas feministas, Barcelona Energía, etc. Aguantando el tirón de los medios de comunicación, que son (casi) todos de derechas, y de las trampas mediante las cloacas del estado, se consiguió el primer partido de coalición desde la II República de carácter progresista y socialista, pero profundamente reformista. 

Si tuviéramos que hacer balance con lo aquí expuesto parece que el 15M fue un triunfo. Pero, ¿fue un triunfo? Si contestamos que sí a esa pregunta nos saltan las dudas y seguro que pondríamos alguna pega, como que aun quedan cosas por hacer, la gente lo sigue pasando mal, etc. Y esto pasa porque, efectivamente, hay muchas cosas que hay que cambiar para mejorar la vida de las personas. Pero, ¿qué cosas son esas que hay que cambiar? Si vamos de nuevo a las peticiones de los indignados vemos que se tratan de reformar accesorias, de pequeños cambios en la política de la vivienda, en la ley D´hont, que los bancos devuelvan lo robado, etc. peticiones ingenuas de sentido común, todo lo que debería hacerse bien para vivir en un país decente. Estas propuestas se intentaron canalizar a través de los partidos políticos antes señalados que, a la vista de la imposibilidad de algunas y la falta de necesidad otras (como si cambiar el sistema D´hont por otro nos traería una democracia perfecta), las fueron cambiando por otras a través de los cambios en el discurso público como, por ejemplo, las que tienen que ver con las políticas feministas, y, en último término, que pudieran llevarse a cabo dentro de la correlación de fuerzas dentro del gobierno. Si hubiera calado entre la sociedad las peticiones de partidos como PACMA y aflorara una sensibilidad vegana pues se hubieran desarrollado propuestas en ese sentido, pero sin que temblaran demasiado los cimientos del estado de cosas, es decir, sin molestar mucho a empresarios y otros particulares. 

Aquí se puede incluir las ideas de Gustavo Bueno con relación a la izquierda indefinida y la izquierda definida. Sin entrar en detalles de este conjunto de ideas que podéis acceder leyendo “El mito de la izquierda” de Gustavo Bueno, o a través del canal de Santiago Armesilla (3), diremos que el 15M fue un estallido de una clase media amplia que se ubica en la izquierda indefinida que se tradujo en Podemos y más tarde en Unidas Podemos, que representan, de igual manera, esta izquierda indefinida, que busca una suerte de reformismo, como ya lo señaló Pablo Iglesias, dentro del espectro de la socialdemocracia (pienso en socialdemocracia tal como la señala Bueno en su libro). 

Creo que el mejor resumen del 15M es la placa que reza “Dormíamos, despertamos”. A pesar de que para cada persona el 15M tuvo un significado distinto, se produjo un despertar colectivo que permitió una toma de conciencia paulatina que puso la semilla en miles de personas que están inmersas en procesos de cambio y con conciencia crítica sobre lo que ocurre en su país. El 15M supuso un cambio individual con influencia en determinados aspectos de la vida social, pero sin unas ideas claras y determinantes sobre las que capitanear un cambio sustancial colectivo que no han conducido a una suerte de gobierno reformista socialdemócrata para mantener el estado de las cosas. 

¿Cuáles son estas ideas, principios o bases sobre las que edificar el cambio? No lo se, y no me aventuro a señalar un camino en este momento. 

Manuel Ángel González

23/07/2021 en Esmeraldas

Referencias

1 – Manetto, F. (2011). ¿Qué quiere el movimiento 15M?, ElPaís.com https://elpais.com/politica/2011/05/19/actualidad/1305837713_243847.html

2 – Entrevista en Canal 33 por el aniversario del 15M https://www.youtube.com/watch?v=qpfwjuR7t_M&t=2659s

3- Video de Santiago Armesilla sobre la imposible unidad de la izquierda: https://www.youtube.com/watch?v=F7tI0cmLE44&t=462s

Introducción del corto “La patria de las Brigadas”

Comparto el texto íntegro que escribí para la presentación del cortometraje La patria de las Brigadas”.

Antes de nada me gustaría agradecer a Nico su participación en el corto. A Javier Sánchez su entusiasmo y dedicación cuando le hablé del proyecto y su colaboración para hacer llegar este proyecto a tanta gente y tantos jóvenes. (Si se el evento se realiza en la Casa Vieja: Gracias a la casa vieja por acoger este evento). Gracias al grupo Amigos de Antonio Machado por su apoyo. Y muchas gracias a todas y todos los que hayáis venido a visualizar el cortometraje.

Disculpadme que no pueda asistir a la presentación. En estos momentos me encuentro viviendo y trabajando en Esmeraldas, Ecuador, ciudad en la que he realizado el montaje del corto que vais a visualizar. 

La historia de la humanidad, de los pueblos y las personas no es un compendio de hechos que se entienden objetivos ni tampoco el recuerdo subjetivo de quiénes vivieron de primera mano los acontecimientos. Nuestra historia está llena de elementos y matices que complican la tarea de alcanzar un relato común que pueda ser compartido por todas. Esta tarea se vuelve todavía más ardua cuando entendemos que los seres humanos somos entes cargados de una ideología particular. Eric Hobsbawm, (que fue un historiador marxista importante del S XX), decía que antes de leer un texto de historia había que mirar quién lo había escrito. 


De la historia sobre las Brigadas Internacionales se pueden extraer elementos positivos y negativos, según las lentes con las que se valoren los hechos. Desde mi punto de vista hay más elementos positivos recuperables de la historia de las brigadas que negativos. En este documental se presenta desde una valoración positiva de las brigadas, no lo oculto. Su realización responde a un conjunto de ideas concretas que podrán extraerse fácilmente de la visualización del video. Pero el objetivo principal no es ese. Este corto documental fue cobrando forma con la idea de que fuera el inicio de una conversación con los jóvenes. Una conversación que incitara a continuar investigando sobre el tema de las brigadas. No se trata de un relato cerrado, sino del principio de un diálogo de los jóvenes con la historia. 

El documental es un recurso que organiza y estructura el contenido de una parte de la historia, pero lo verdaderamente importante es el trabajo del docente en el aula: de qué manera presente el corto, qué actividades paralelas proponga, etc. El corto se puede trabajar desde una oda al pensamiento de izquierdas o desde la búsqueda de historias y hechos que tienen que ver con las brigadas. Se puede coger el contenido del corto y transformarlo en otra cosa o fomentar la investigación, la reflexión y la crítica de los hechos que desembocaron en la llegada de las brigadas. 

Creo que lo importante de esta reunión es debatir sobre la necesidad de recuperar el recuerdo de las brigadas y qué vamos recoger de esta historia que sea útil y nos permita avanzar hacia un futuro más justo, solidario e igualitario. Creo que esa es la función última de la historia, recabar aprendizajes que nos permitan construir nuestras sociedades en el presente. No sé del tiempo que tendréis para un debate posterior, pero creo que estas cuestiones pueden suponer el inicio de una reflexión conjunta, de un diálogo para seguir construyendo nuestra historia y nuestra sociedad.

Para terminar, quiero destacar que, en los tiempos que corren, uno de los aprendizajes más valiosos que podemos rescatar de esta historia se resume en las palabras de La Pasionaria que se ubican al final del cortometraje:

“no os olvidaremos, y cuando el olivo de la paz florezca, volved a nuestro lado, que aquí, encontraréis patria los que no tenéis patria…”

Qué bonito sería que el nombre de nuestra ciudad, Albacete, estuviera ligado a la idea de que esta es la casa de todo el mundo, la patria de todas las personas del mundo, donde todas y todos son acogidos, sin importar el país de procedencia, el nivel socio económico, género, sexo, religión, sus diferentes capacidades, el color de piel o su ideología. 

Muchas gracias a todas.

Manuel A. González

Esmeraldas, 16/10/2019

Ponencia Deporte desde el materialismo de Gustavo Bueno y la Educación Física en Ecuador

Os comparto una ponencia que he grabado dentro del ciclo de actividades para la promoción del Máster en Educación Física y Deporte de la PUCESE. Os dejo el enlace del texto de la ponencia por si preferís leer el texto antes que escucharme: https://www.academia.edu/50158660/Las_posibilidades_del_deporte_en_Educación_F%C3%ADsica_desde_la_perspectiva_del_materialismo_filosófico_de_Gustavo_Bueno



Documento de trabajo nº 4. Calidad de la enseñanza.

Comparto este documento sobre la calidad de la enseñanza. Son unos apuntes que recogí para escribir un artículo que voy a tener que reducir para centrarme en otros conceptos que también requieren atención, pero no quería que se perdiera la idea que intento transmitir que no es otra que la educación se está tecnificando cada vez más. El concepto de tecnificación lo entiendo, sin meditarlo de manera profunda, como la integración de proyectos, iniciativas y recursos desde la administración pública y el sector privado que priman una enseñanza bajo postulados, objetivos, procesos y desempeño del sujeto de carácter técnico, en detrimento de una enseñanza intelectual basada en la crítica y la reflexión. Esta claro que tanto la idea de tecnificación como de reflexión y crítica hay que matizarlos y definirlos con más precisión. Espero poder trabajar en ello mas adelante. De momento, espero que os sirva para comenzar a trabajar sobre el tema de la calidad de la enseñanza. Para contextualizar el texto, os diré que el artículo versa sobre la calidad de la enseñanza universitaria durante la pandemia. El estudio se llevó a cabo en la PUCESE, en Esmeraldas, Ecuador, y por lo tanto, lo escrito se enfoca desde esta perspectiva.

Concepto de calidad

La calidad de la enseñanza es un concepto variable, difuso, que puede albergar diversos significados según la perspectiva desde la que se estudie y relacionarse con otros conceptos como equidad, eficacia, innovación, progreso o desarrollo (Prieto y Manso, 2018; Edwards, 1991). Para Noelia Fernández-González y Hector Monarca (2018) la calidad en educación es un concepto por el que se introduce la lógica neoliberal dentro de las escuelas desde el desarrollo de políticas para el gobierno de los centros basadas en evidencias y en la evaluación y para la introducción de nuevas tecnologías educativas que conforme un tipo de sujeto ideal para la sociedad neoliberal. 

El concepto de calidad no introduce por sí solo un modelo de desarrollo neoliberal en las escuelas, sino que la escuela es una institución regulada en función de las necesidades de los estados y una de sus necesidades principales es alimentar el aparato productivo. En este sentido, no se puede escapar de una lógica global que introduce elementos economicistas, reduciendo el gasto en educación debilitando el gasto público (primando una educación de calidad para quién se la pueda pagar), la estrecha relación entre sistema educativo y productivo para formar mano de obra cualificada y la modificación del currículum primando asignaturas como matemáticas y ciencias (Puelles Benítez, 2009). Organismos o asociaciones internacionales como la UNESCO, OCDE o el Banco Mundial a través de sus evaluaciones, informes y proyectos (Prieto y Manso, 2018) influyen en el desarrollo de políticas educativas a pesar de su falta de legitimación democrática (Thoillez, 2018) imponiendo un modelo basado en el desarrollo económico en detrimento de otros indicadores de lo que podríamos considerar una educación de calidad como contenido que forme en la descolonización del conocimiento o la defensa del medio ambiente. Se observa como el informe para el diálogo interamericano que fomenta la inversión de los Estados Unidos en Latino América y el Caribe es un buen ejemplo del uso de los datos de la UNESCO y la OCDE. El informe firmado por Ariel Fiszbein y Sarah Stanton (2018) está cargado de una retórica neoliberal y globalizadora cuando indica en reiteradas ocasiones la importancia de la mejora de la economía por la mejora de la cualificación de las personas o la falta de democracia cuando señala que una opción para el desarrollo de proyectos pasa por no involucrar a los estados por la corrupción que los invade. De igual manera, el informe para la participación del mundo empresarial fomenta el desarrollo de proyectos a través del capital de empresas privadas junto con otras organizaciones como UNICEF. En este informe cabe destacar la tecnificación señalada en dos de los programas de formación para personas en Nigeria y Sri Lanka que buscan el desarrollo de capacidades técnicas y empresariales, respectivamente (UNESCO, 2013), en detrimento de capacidades y competencias que desarrollen un pensamiento crítico, complejo y profundo. Estos movimientos privatizadores exógenos y endógenos influyen en la generación de políticas educativas, sociales y económicas que favorecen la educación como un bien que se puede comprar y vender en beneficio de las empresas disminuyendo la capacidad de decisión de las personas y gobiernos para pensar y actuar en la educación como un derecho en aras de desarrollar un sistema educativo, social y económico en base a sus necesidades estatales y regionales (Ball y Youdell, 2008; Internacional de la Educación, 2014). 

La privatización de la educación guarda lazos con un modelo educativo que nos conduce a la tecnificación de la educación (Apple, 1997) donde se prima la evidencia basada en evaluaciones y la nueva gestión pública basada en el modelo empresarial llegando al modelo de profesor como técnico que enseña lo justo para aprobar el examen, que es lo único que interesa al modelo basado en el rendimiento (Ball y Youdell, 2008), la introducción de nuevas metodologías, modelos y recursos tecnológicos de manera aséptica que solo buscan alcanzar de la manera más eficiente y eficaz cada vez más conocimientos universales y neutros, para conseguir el modelo de buen alumno como individuo posesivo, que señala Michael Apple, es decir, despolitizados, acríticos, vacíos de contenido con relación a la necesidades que partan del sujeto y la comunidad, y la cualificación del sujeto en áreas técnicas como las matemáticas, las ciencias y la tecnología en detrimento de otras como la filosofía o la ética en aras de formar un sujeto ideal para el engranaje productivo, es decir, resolutivo, con manejo de las nuevas técnicas para gestionar datos, capaz de aprender por sí mismo y que no cuestione el sistema. Esta visión se plasma en propuestas innovadoras para la mejora de la educación como la Nueva Pedagogía de Michael Fullan, Decano del Instituto de Educación de Ontario, que en una entrevista comparó un centro escolar con una empresa (Sparks, 2003).

En contra de esta visión neoliberal, Verónica Edwards realiza un aporte interesante en este sentido poniendo el foco en América Latina señalando que una educación de calidad supone partir desde el sujeto, es decir, partir de la realidad del sujeto que aprende, el estudiante, así como de los sujetos involucrado en el proceso educativo de una comunidad determinada conjugando las demandas sociales particulares y más universales, esto es, los elementos relevantes de una enseñanza de calidad no tributan exclusivamente a un espacio social situado históricamente, sino que guardan lazos con elementos relevantes para el desarrollo del sujeto y de la sociedad más allá de la comunidad (Edwards, 1991). Una educación de calidad debe otorgar las posibilidades para que el sujeto adquiera las competencias necesarias para integrarse en la sociedad en la que vive de manera crítica, responsable y equilibrada a la vez que se deben adquirir una serie de capacidades y conocimientos de carácter regional y global que permitan adaptarse y hacer frente a los retos que nos enfrentamos como especie como el calentamiento global, el debilitamiento de la democracia y el estado del bienestar propugnado después de la última Guerra Mundial, o la necesidad desarrollar una actitud crítica ante el permanente estado de colonización por los países del norte.

Manuel Ángel González

Cualquier aporte o pregunta a los comentarios o al email manu_gonzalez14@hotmail.com

Introducción de Una teoría realista de la ciencia de Roy Bhaskar

Actualmente me encuentro leyendo el libro de Roy Bhaskar, A realistas theory of Science y quería compartir con ustedes el resumen de la introducción al libro. Llegué a este autor a través de un artículo de Mark Priestley, profesor de la U. de Stirling donde escribía sobre la teoría social realista de M. Archer, que descubrí que se basaba en la teoría de Bhaskar. Antes de acceder al libro de Teoría Social Realista de M. Archer, que está en español, quería descubrir la teoría crítica realista de la ciencia de Bhaskar. Estoy en este camino por dos propósitos: intentad aplicar esta teoría a la investigación en educación, como señala Priestley en su artículo, y por la necesidad de descubrir los entresijos y vericuetos de este constructor teórico que busca dar otra perspectiva a la teoría de la ciencia. A continuación os dejo el resumen de la introducción del libro con alguna explicación por mi parte de lo que he entendido hasta ahora:

Roy Bhaskar, A realist theory of science, 1975.

La versión que estoy utilizando es la de 2008, editada por Routledge, Taylor and Francis Group.

Introduction

El objetivo del libro es el desarrollo de una explicación realista sistemática de la ciencia.

Un conjunto de eventos no es suficiente o condición necesaria para el desarrollo de una ley científica. Y solo si podemos establecer la última podemos proveer una adecuada racionalidad para la primera. Que no necesitamos de una serie de eventos se mostrará a través del argumento trascendental que emerge de la naturaleza de la actividad experimental.

En un experimento, el experimentador es un agente causal de una secuencia de eventos que puede identificar. Esto sugiere que hay una distinción ontológica entre la ley científica y el patrón de eventos. Este genera un problema para cualquier teoría de la ciencia. Esto se puede resolver así: para atribuir una ley se necesita una teoría. Solo si está respaldado por una teoría, que contiene un modelo o concepción de un original enlace causal o experimental, una ley puede distinguirse  de la su concomitancia accidental, esto es, de que ley y eventos vayan en una misma línea accidentalmente.

La posibilidad de decir esto depende de una una concepción no reduccionista de la teoría. En el centro de la teoría hay una imagen de un mecanismo natural o estructura que está trabajando. Y es en el funcionamiento de tales mecanismos donde reside la base objetiva de nuestras adscripciones de necesidad natural.

La dependencia real de estos mecanismos de los eventos que ellos generan nos justifica para asumir que ellos resisten y continúan actuando en una vía normal fuera de las condiciones cerradas de experimentación que nos enlaza para identificarlas empíricamente. Esto es, los mecanismos son independientes de los eventos que producen, tenemos un mecanismo que actúa como una ley natural que genera, pero no hay una relación de interdependencia, sino que son independientes entre sí. Es de esta manera que podemos considerar la actividad experimental inteligible y considerar los mecanismos que actúan y resisten fuera de las condiciones que nos enlazan para identificarlos para poder sostener que las leyes conocidas se aplican en sistemas abiertos. Esto es, si experimentamos en sistemas cerrados y de aquí se generan las leyes pero no podemos señalar que los mecanismos que nos permiten obtener estas leyes actúan de manera independiente entonces solo podríamos utilizar estas leyes bajo los parámetros en los que se desarrolló la investigación, es decir, en un sistema cerrado, y no en un sistema abierto como es la realidad fuera de la experimentación, es decir, en la realidad donde no hay un conjunto de eventos que prevalezca de manera constante. Por esto señala Bhaskar que no hace falta un conjunto de eventos para asumir la eficacia de una ley. 

Entonces, esto sugiere que las estructuras reales existen independientemente y están a menudo fuera de fase con los actuales patrones de eventos. Solo considerando las estructuras reales independientes es que podemos dar sentido a los experimentos que podemos realizar gracias a los patrones de eventos que se pueden dar. De igual forma, los eventos ocurren independientemente de las experiencias, y las experiencias están fuera de fase de los eventos. Por ejemplo, si no tenemos una educación investigadora no vamos a poder reconocer los patrones de eventos y solo nos queda la experiencia que puede engañarnos sino accedemos a la percepción adecuada de estos patrones de eventos.

La base real de las leyes causales es dada por los mecanismos generativos de la naturaleza. Estos mecanismos generativos son la forma en la que las cosas actúan. Y las leyes causales deben ser analizadas como tendencias. Las tendencias podrían ser consideradas como poderes o capacidades de una cosa que podrían ser ejercidos sin manifestarse en ningún objetivo particular.

El tipo de condicional que nos concierne puede ser caracterizado como Normic. Se trata de declaraciones transfactuales. Universales nomicos son declaraciones trasnfactuales o normicas con ejemplos basados en hechos en el laboratorio que constituyen sus bases empíricas y no necesitan ser reflejados en un patrón invariante o una recurrente secuencia de eventos regular.

La debilidad de las leyes de Huma es que están unidas a sistemas cerrados por lo que no se puede sostener el uso de estas leyes en sistema abiertos. Las leyes solo pueden ser universales si son interpretadas en una vía no empírica (transfactual). Necesitamos la naturaleza independiente de la actividad humana. 

En la ciencia nos encontramos un tipo de dialéctica donde la regularidad es identificada, una explicación plausible es inventada y la fiabilidad de la entidades y procesos postulados en la explicación es chequeada.

Bhaskar hace hincapié en la no prevalencia de las conjunciones, es decir, que no podemos generar leyes teniendo en cuenta la conjunción de los eventos ya que esto no es lo real puesto que lo real es lo abierto, no un sistema cerrado donde se generan estas leyes. Esto es la mayor debilidad de la ortodoxia científica. La ortodoxía entiende que el sistema cerrado donde se generan las leyes es la regla más que lo raro. Bhaskar expone tres pasos: (1) donde el resultado de la investigación nos permite genera un modelo que en (2) nos permite imaginar cómo se produce el fenómeno en cuestión. El paso 1 se relaciona con el empirismo de Hume y el 2 con el idealismo trascendental. Es necesario un (3) donde los mecanismos postulados estén sujetos a escrutinio. Para Bhaskar y su teoría realista de la ciencia, el paso 1 no supone el descubrimiento de una regularidad sino el producto de una investigación que no puede variar, puesto que se ha realizado bajo unas condiciones determinadas y en el paso 2 no tenemos por que imaginar este mecanismo, sino que, para Bhaskar, es real. Sin esto, es imposible una concepción racional del crecimiento y cambio científico. 

Los pasos sugeridos por Bhaskar supone una dialéctica de la ciencia que no tiene fin. Cuando un nuevo estrato de realidad se ha descubierto y se ha descrito adecuadamente, la ciencia se mueve a la construcción y testing de explicaciones posibles para lo que ocurre en ese nivel. Esto implicará dibujar el equipamiento cognitivo disponible y quizás diseñar nuevas técnicas experimentales y la invención de nuevo equipamiento para extender los sentidos (sense-extending). Una vez que la explicación es descubierta la ciencia se mueve en la construcción y testing de posibles explicaciones para esto. En este nivel de realidad el comportamiento similar a una ley tiene que ser interpretado normicamente (normically), ejemplo, como envolviendo el ejercicio de las tendencias las cuales no podrían ser realizadas.

El realismo empírico está apuntalado por el dogma metafísico que Bhaskar llama la falacia epistemológica, las declaraciones sobre ser pueden ser siempre transpuestos en declaraciones sobre nuestro conocimiento del ser. La ontología no puede reducirse a la epistemología y, cuando ocurre esto, queda implícita esta ontología basada en la categoría de la experiencia y un presunto realismo implícito en los objetos de la experiencia, dando lugar a una generación de metodología que no es consistente con la epistemología ni relevante para la ciencia, o relevante para la ciencia, pero inconsistente para la epistemología. Por esto la filosofía tiende a desprenderse de la ciencia. 

El concepto de mundo empírico alberga un error categorial que depende de un antropomorfismo dentro de la filosofía y conduce a la negligencia de una importante cuestión sobre las condiciones bajo las que la experiencia es de hecho significativa en la ciencia. En general, esto depende de la actividad social antecedente. Descuidar esta actividad resulta en la generación de una implícita sociología basada en un individualismo epistemológico en el que los hombres son considerados como recipientes pasivos de los hechos dados y registradores de las conjunciones dadas. En contra de esto se considera que el conocimiento es un producto social, producido por los significados de productos sociales antecedentes, pero que los objetos, in la actividad social de la ciencia, en los cuales el conocimiento deviene para ser producido, existen y actuando independientemente de los seres humanos. Por ello Bhaskar diferencia entre una dimensión transitiva, donde el objeto es la causa material o conocimiento establecido antecedentemente el cual es usado para generar nuevo conocimiento, y una dimensión intransitiva en la cual el objeto es la estructura real o mecanismo que existe y actúa independientemente de los seres humanos y de las condiciones bajo la cuales los humanos acceden a esto. Dos criterios sobre la adecuación de la consideración de la ciencia son desarrolladas: 1) su capacidad para sostener la idea de conocimiento como significados producidos de producción y 2) su capacidad para sostener la idea de la existencia y actividad independiente de los objetos del pensamiento científico.

El objetivo de la ciencia es la producción de conocimiento de los mecanismos de la producción de fenómenos en la naturaleza que se combinan para generar el flujo actual de fenómenos del mundo. Estos mecanismos, objetos intransitivos de la investigación científica, resisten y actúan independientemente de los humanos. Las declaraciones que describen sus operaciones, podrían llamarse leyes, no son declaraciones sobre experiencias o declaraciones sobre eventos. Son declaraciones sobre como las cosas actúan en el mundo y actuarían en un mundo sin humanos donde no habría experiencias y pocas conjunciones de eventos, o ninguna.

Otro objetivo del desarrollo de la teoría crítica realista es situar las condiciones de posibilidad (plausibility) del realismo empírico y mostrarlas dependiendo sobre lo que es en efecto un caso especial. Estas condiciones son brevemente: 1) un cierre que ocurre naturalmente, 2) una concepción mecanicista de la acción y 3) el modelo de ser humano como recipiente pasivo. Reducir la adquisición de conocimiento a la individualidad del ser humano en su experiencia sensitiva y viendo esto como la base neutral del conocimiento supone definir los resultados del mundo in la generación de una ontología de eventos atómicos y discretos que, si están relacionados con todo, deben estar conjuntados constantemente con todo. Desde esta visión, la conexión causal debe ser contingente y presente, en contraste con esto, Bhaskar señala que la conexión debe ser necesaria y real.

Manuel Ángel González

Cualquier duda, referencia o corrección pueden dejarla en los comentarios o enviar un email a manu_gonzalez14@hotmail.com

Notas al libro Adiós al orden de Rafael Guillén

Estas son las notas que fui recuperando del libro para la asignatura de Utopía del Máster de Filosofía de la UNED. El objetivo de estas notas es de servir de introducción al libro para los estudiantes de la asignatura o para aquellos que estén interesados en introducirse en el libro. No obstante, recomiendo que vayáis a la fuente principal, el propio libro. 

Como señala en el prólogo, el libro es un ejercicio de defensa del estado, la democracia y el liberalismo. El sentido del libro es mostrar el auge y caída del Estado con Hobbes como principal figura de fondo.

El libro consta de dos partes: 1. Las más viejas fronteras y 2. Adiós al orden, donde se haya la reflexión central del ensayo. Finaliza con un epílogo: Hacia un estado de naturaleza global.

Introducción: Las más viejas fronteras

1. Nueve fragmentos

En los nueve puntos que componen la introducción se describe como el objetivo del ser humano ha sido conquistar tierra y mar adaptándose y superando los peligros naturales de ambos elementos. El mar, respecto a la tierra, ha representado un espacio sin fronteras, donde el orden se delimita en las luchas de poder humanas. Esta fluidez del mar y la dificultad que supone establecer fronteras inamovibles representa la confusión actual que imprime la globalización sobre el mundo. Con la caída del Muro de Berlín el mundo se globaliza y vuelve todo agua, donde no existen barreras, como cuando Copérnico descubrió que no éramos el centro del universo. Pero para que se de el orden es necesario que existan límites. Con la globalización la vida de las personas parece no tener límites y sus vidas se vuelven reversibles, pueden ser de otro modo. Los modos de entender la vida se transformar, cambian, en el mundo globalizado se produce el reordenamiento de los modos de vida. Esta reorganización pasa por el desarrollo de fronteras mínimas en el mundo global. Se trata de unos límites físicos y mentales que emergen de manera natural como reacción antropológica a la globalización. Se trata de un sálvese quien pueda, de amarrarse a un sentido propia de la vida que nos habla de un momento de reorganización de las relaciones humanas.

2. Heredarás la tierra

El derecho supone la fuerza del ser humano sobre la tierra, sobre lo que se puede delimitar y usar para cultivar alimento. La toma de la tierra es un acto histórico que genera el derecho sobre la tierra. La toma de la tierra se produce a veces fuera de los cauces legales estipulado, por lo que se hace necesario una reorganización del derecho. La época actual se reconoce como el fin de la historia, donde el resto del tiempo supone una repetición de lo que ya está dado. Ni esta eternidad inmanente repetitiva ni la transcendencia del cristianismo son verdaderas. El reconocimiento de nuestra finitud puede darnos la inteligencia para fortaleces las instituciones que nos permiten la convivencia.

Esta era supone un periodo de crisis de la modernidad que nos mantiene en un impasse donde no sabemos hacia dónde nos dirigimos, hacia qué forma de estado. El riesgo actual supone elegir un camino, un objetivo, y cómo lo vamos a llevar a cabo, ya que la reorganización del espacio global se puede realizar de diferentes maneras, desde una pluralidad democrática hasta un totalitarismo reaccionario. Las dos promesas que parecen abrirse tributan a una pluralidad o una unidad. Pero todo es posible y no podemos descartar una Europa como un imperio democrático.

ADIOS AL ORDEN

1. Nacimiento del estado

§ 1. Los cuatro imperios modernos

En la era premoderna se pueden distinguir cuatro imprerios: Oriente, Egipto; Grecia, Roma y el religioso-medieval. El imperio era el orden que trasladaba de los dioses a la tierra. En el imperio medieval nadie tenía la autoridad absoluta y se repartía entre el imperio de los reyes y los sacerdotes cristianos. La Reforma de Lutero rompe con la unidad del cristianismo tambaleando la disputa entre los dos poderes. 

§ 2. Marsilio de Padua

Marsilio de Padua señala que existen diferentes poderes seculares y estados y naciones. Entiende que la manera natural de organizarse es a través de pequeños estados que decidan su soberanía.

§ 3. El final de la Respublica Christiana

El descubrimiento de Copérnico y el encuentro de América desestabilizan la visión del mundo que tenían las personas, pero la reforma Luterana fue lo que supuso la ruptura del cristianismo, lo que favoreció el espacio para el surgimiento de nuevos actores que reclamaran el poder, como el estado absoluto, dando pie a la edad Moderna en la que surgen nuevas fronteras terrestres y la frontera de la subjetividad y la propia individualidad, al perder la fe exterior de la religión.

§ 4. Maquiavelo

Para Maquiavelo la política ordena el espacio de las personas. Donde no hay poder no hay orden. Frente a Hobbes, que pensaba el estado ejercía el poder y que no podia ejercerse un poder contrario, Maquiavelo señala que el estado es un espacio dinámico de disputa por el poder para el que hay que estar preparado a través del arte de la guerra, ya que el orden requería de su cuidado.

§ 5. Hobbes

Hobbes construye el modelo de estado basado en la estabilidad, no como Maquiavelo, que estaba basado en el conflicto. Maquiavelo señala la necesidad de poder y de su mantenimiento, a la vez que señala una constante inestabilidad.  Para Hobbes, la estabilidad la representa el estado que disuelve a todos los gremios y asociaciones en individuos particulares representados por el estado. Su idea es la de constituir un régimen exento de guerras civiles. Para ello, genera dos ideas: la del contrato social y el estado natural. El estado natural dibuja un espacio donde los sujetos no están anclados a ningún conjunto de reglas y el contrato social es el pacto por el que los individuos ceden su egoismo a favor de un estado. Este egoismo que reduce el estado de cosas a la individualidad del ser humano es la condición del ser humano premoderno que se representa en gremio y asociaciones una vez desaparece el imperio y la cristiandad y que era necesario tener en cuenta para forjar un nuevo orden de cosas para la paz ya que, si nos encontramos en un constante estado de guerra en un todos contra todo será más fácil volcar en el estado la idea de un espacio protector de las individualidades. Como el estado es el ente que representa a los ciudadanos, las guerras se vuelven cosa de los estados y el resto de personas se pueden dedicar a la economía. Esto supuso la expansión de la economía que fue de la mano de la expansión de un reconocimiento de los derechos del otro sujeto (p. 58) por el reconocimiento a un espacio común denominado Europa. Fuera de Europa, lo que no estaba gobernado por estados a la imagen de los europeos, era una tierra natural para la conquista.

§ 6. Utopías imperiales

El estado premoderno convivió con el estado moderno. Destaca la figura de Carlos I de España. Esta idea del anti estado representada por el sentido de la política de Carlos I se mantiene a lo largo del tiempo dando lugar a otras posiciones como por ejemplo el marxismo pretendiendo construir un espacio político más allá del estado. Estas dos corrientes las identifica el autor como la Hobbes, representando el modelo del estado moderno, y la de Campanella, que defiende el estado moral imperial. El catolicismo no cederá a su necesidad de explicar todo a través de la moral. Los jesuitas, en contra de Carlos V, entiende que ninguna persona puede tener la verdad de jesuscristo, por lo que evitaron la conformación de este imperio religioso luchando por la posición de los religiosos como valedores de ese saber.

§ 7. Althusius

Propone un estado federal basado en la relación que mantienen los sujetos. No se trata de recuperar el egoismo de Hobbes, sino de la funcionalidad que supone la organización de las personas para convivir en paz. Para el existen dos tipos de pactos: el religioso y el civil, el primero propone la unión con la moral, el segundo la ordenación de los cuerpos de los sujetos de manera que todos se coaligan de manera libre a través de su cuerpo para sobrevivir. Pero este orden necesita de la unión con dios para asegurar que ningún tirano o déspota se hace con el poder. Para Hobbes esto suponía el desorden ya que dejaba en manos de la religión los asuntos de estado. Hoy en día, la universalidad de dios se intercambia por la universalidad de los derechos humanos.

2. Auge y caída del Estado

Desde el parágrafo 8 al 14 de la segunda sección Adiós al orden se tratan los puntos decisivos del ensayo. Aquí el autor destaca una serie de autores imprescindibles para conocer la deriva del estado hacia nuestros días destacando las claves de la enmienda al estado de las cosas y con vistas al futuro según cada contexto. Se observa como el autor se posiciona por una democracia liberal y el mantenimiento del estado contra la deshumanizante globalización que anega nuestros cuerpos y mentes, lo analógico y lo virtual, el cuerpo y el alma. Un estado liberal y democrático fuerte es el que le tendrá que dar paso a otras formas de organización futuras.

§ 8. Estado y república: Rousseau

Rousseau intenta crear un estado donde el sujeto sea participante activo de la vida política, en contra de lo que proponía Hobbes, que lleva a un contrato con sus semejantes basado en la actitud cívica. Frente a esto, Constant defiende el liberalismo, que junto con las ideas de Rousseau formarán el estado moderno que se sustenta en la democracia representativa. Para Rousseau la soberanía reside en los individuos que actúan de manera racional. La clave es desarrollar una fe civil en las normas que se ponen los ciudadanos entre ellos y que deben ser acatadas generando un grupo de personas que se dejan atraer por la idea de un bien común. El contrato social supone la disolución del sujeto en la comunidad, la transformación de la bestia natural en un ser social.

§ 9 Estado y mundo burgués: afinidades electivas

Tanto los burgueses como el estado tienen necesidades expansivas, unos para hacer negocio y otros para acaparar más riquezas. Estas son las afinidades entre estado y burguesía. De hecho, el autor señala que la guerra contra el estado, la revolución francesa, es la victoria de los burgueses y el estado en conjunto, ya que se consigue una forma de gobierno más afín a las necesidades de ambos: el estado moderno, capaz de superar las contradicciones internas por la sociedad estamental y por la difusión de los valores modernos y burgueses de razón, igualdad y diversidad. De igual manera, el desarrollo del capitalismo depende de la expansión imperial y colonial del estado. Incluso el desafío de los colones supone la necesidad de controlar sus propios mercados.

§ 10 Estado y mundo cosmopolitva: Kant

Kant, cinco años antes de la revolución, ya señala la necesidad de que el sujeto tome las riendas de su vida a través de la razón. Atrevete a pensar era el mensaje de Kant al sujeto que buscaba la propia ilustración, la razón, la libertad y la autonomía. Estos elementos son la base de la moral cosmopolita que debía proliferar que daban la dignididad al individuo. Esta moral reconoce también el egoismo natural del sujeto. Kant señala la naturaleza social e insocial, es decir, reconoce su parte racional e irracional. Para mantener la paz en los estados se debe conjugar el egosimos irraciona con el altruismo racional. Por esto, una sociedad de paz es aquella donde se establecen tiempos de sociabilidad necesarios para mantener el orden. La acción de las personas la debe guiar su moral (acción interior) y la política y la legalidad (acción exterior). En contra de la utopía se propone la idea de progreso que busca la unión de los estados en una sociedad cosmopolita siendo la ilustración, la comprensión y el aprendizaje continuo del sujeto para entender los vericuetos de la sociedad y el mundo, un elemento esencial para Kant. El ideal es conseguir naciones transestatales y este ideal debe guiar la acción de los estados, pero solo como marco regulativo pues también hay que dejarse llevar por las necesidades del presente que mantiene las pulsiones vitales de la sociedad.

En el parágrafo de Kant se puede observar la idea de la sociedad liberal que defiende durante el libro el autor. Esta sociedad liberal se basa en esa tensión que permite la libertad del individuo en perfecto equilibrio con sus obligaciones comunales, por la obligación de establecer, de manera irremediable, lazos sociales de algún tipo. Herrera señala que no se puede confundir los términos liberal e ilustración con el de multiculturalismo y solidaridad puesto que tendemos a olvidar la necesidad vitual de autoafirmación del individuo. Pero, de igual manera, debemos no caer en la trampa de señalar la individualidad como un hecho absoluto, no se puede perder el fondo comunal que también es regulador de nuestras acciones. El autor finaliza el parágrafo señalando que la falta de ideales liberales ha hecho que caigamos en un universalismo neoconservador que permite la circulación desordenada de personas reestructurando los límites sociales de los estados cohesionados desde hace siglos. Sin duda, el aumento del número de inmigrantes a nivel global ha hecho que en determinados espacios dentro de los estados se estén transformando las normas sociales, la cultura, etc. generando nuevas formas de tolerancia, de vínculos culturales y sociales, etc.

§ 11 Estado y nación

a) Sieyes

 Dos obras son las fundamentales en Sieyes: Ensayo contra los privilegios y ¿Qué es el tercer estado? En estas obras se plasma su ideal racional antihistoricista. Este autor rompe con la historia porque otorga una serie de privilegios a un grupo de gente. Para conformar un estado es necesario deshacerse de la historia y atener a la racionalidad presentista de lo que es necesario para mantener un estado de paz. La historia pasada genera una heterogeneidad injusta en el presente, por ello, para alcanzar la homogeneidad de la sociedad, es necesario remitirse a un presente donde el único elemento heterogéneo sea la voluntad del gobernador para conseguir una sociedad homogénea de individuos iguales entre sí. La nación es representada por los ciudadanos que tienen que atenerse a las reglas para ser parte de la sociedad. La nación se reserva el derecho a decidir quiénes son las personas destacadas de la sociedad. El tercer estado, la ciudadanía, lo es todo, según Sieyes, porque el pueblo tiene todos los recursos para poder vivir y nada puede salir del tercer estado, nadie puede tener privilegios por encima del pueblo, por ello, la aristocracia está fuera del pueblo porque no se homogeniza con el resto de los ciudadanos. ¿Quién debe guiar esta racionalización? La moral, entendida como la reflexión racional sobre la tensión entre el interés particular y común. El poder se forma, en primer lugar, por el desarrollo de la voluntad individual, donde personas de manera autónoma y voluntaria se une, después se genera una voluntad común y después una voluntad nacional común representativa.  Entonces, la constitución se constituye por los sujetos de manera libre y voluntaria. Por último, Herrera señala que aquella persona fuera del estado no puede ser representado por el y se convierte en enemigo.

b) Nación: enemigos internos y externos

Al comienzo de este apartado se señala la aporía que supone que la burguesía, compuesta de individuos apolitizados, se convierta en nación. La solución estriba en que los intereses de la burguesía iban unidos a la expansión mercantilista por parte del estado en la época que se acaba con el antiguo régimen y se forma el estado moderno. Esta homogeneización de los individuos será el germen de los sistemas representativos de la democracia moderna. Pero no hay que entregar a la nación toda la confianza puesto que esta puede tomar un sentido distinto al de su fundación por lo que hay que mantener un estado de crítica constante. Hay que tener presente que la idea de nación o estado busca la fundación del poder capaz de pacificar los asuntos sociales. Para esto, se ha de identificar a estos enemigos de la patria que en el antiguo régimen eran los estamentos con sus privilegios históricos. Este nuevo estado moderno se construye bajo la idea de acabar con los estamentos y desde un romanticismo mítico que ubica a la nación por encima de su historia y la convierte en estado. Esto ocurre con la Francia de Napoleón que buscaba su expansión para llevar las luces de la modernidad por toda Europa. De esta manera se pone en entredicho el cosmopolitismo y la ilustración propugnadas.

En la idea de la modernidad cabe el sentido de una Europa unida bajo una serie de reglas que permitan la convivencia de los diferentes estados manteniendo su unidad nacional a la vez que se permite el intercambio cultura, económico, etc. Este es un ideal al que se ha avanzado poco a poco que se manifiesta hoy en día en la Comunidad Europea, el espacio Schengen, el Parlamento Europeo, la moneda Euro, etc. Una de las críticas es que la Unión Europea se mantiene, sobre otros elementos, en las necesidades económicas de los estados y las empresas, como se puede observar en la presión europea para realizar cambios o imponer leyes de austeridad en países como España o Grecia. 

c) Fitche

Fitche clamaba por un estado soberano en lo político y lo económico. El estado no tenía porque tender lazos comerciales con otras naciones, tenía que ser autosuficiente y asegurar el comercio en el interior. Para ello, el estado tenía que regular el mercado, los bienes producidos y las reglas para su comercio, al igual que regulaba las leyes. De esta manera, la competencia, que sacaba lo peor de las personas, quedaba anulada por una racionalización de la producción de los bienes necesarios por la comunidad. Se trataba de producir lo que se iba a consumir, así como de asignar los trabajos en los que se necesitaba mano de obra. De esta manera se regulaba el consumo y el trabajo. Los ciudadanos tenían que conformarse con lo que el estado era capaz de generar y los trabajados que proveía.  El estado era quién regulaba estas posibles disputas mercantiles o laborales que pudieran surgir. Es decir, la violencia estaba legitimada y era función del estado. Fitche señala que la reforma protestante trajo la crisis al continente europeo que se había mantenido para el comercio impulsado por el cristianismo. Esta connivencia entre comerciantes y gobierno hizo que surgieran disputas civiles dentro de los propios estados, donde ya no medraba la iglesia, sino el interés mercantil. La posibilidad de paz pasa por cerrar el estado a la movilidad de las personas y de las mercancías, pero para eso es necesaria un estado de guerra anterior a la paz.

§ 12 Estado y liberalismo

a) Constant

Su tesis es anti fitcheana y recoge lo dicho antes de la revolución francesa. Para Constant, el comercio es equiparable a la guerra, por el cual se obtienen los mismos beneficios, pero sin la necesidad de la lucha. Constant señala que no habría guerra más despiadada que aquella que integre las ideas de gloria antigua con el calculo frío del comerciante y burgués moderno lo que convertiría a los humanos en salvajes. La guerra de conquista rompe la privacidad y el orden publico del estado, por lo que solo es honorable la guerra de defensa ante el invasor. Esto guarda relación con una crítica a la expansión bonapartista por Europa. Siguiendo esta idea, Constant se pregunta si la revolución nos conduce al terror o la salvación. El terror supone la equivocada idea de libertad, que se proyecta sobre la comunidad y no sobre el individuo. La ruptura con el pasado de las naciones fue lo que trajo la revolución, por ello se tiene que conjugar el conocimiento del pasado con la razón del presente. En este sentido, el derecho de las personas son conquistas del pasado a las que no se puede renunciar. 

Esta es una posición liberal que señala la importancia de reconocer la pulsiones e intereses del sujeto para mantener el orden y la paz. El comercio permite las pulsiones más bajas del sujeto como el egoísmo y la avaricia, pero es este egoísmo puesto en común que permite el desarrollo de una moral para el bien común. El comercio permite generar riqueza para la sociedad civil y el Estado que es la base del mantenimiento de buenas relaciones dentro y entre Estados.

b) Colonialismo y nación

La formación de los nuevos estados-nación a partir del s. XIX y después del Congreso de Viena se desarrolló en una fuerte dialéctica entre el liberalismo comercial y la identidad cultural nacional. El desarrollo militar del país se convierte en un elemento central de su mantenimiento, ya no solo el comercio, sino la necesidad de defender el territorio y conquistar nuevos espacios comerciales bajo la idea de conquistar los espacios no civilizados. El estallido de la Gran Guerra señala las tensiones vividas en Europa.

c) Weber

Weber veía como los polacos ocupaban espacios de la nación alemana unificada en una guerra soterrada donde los alemanes perdían el territorio conquistado con su esfuerzo. El espíritu de Alemania está en los alemanes que habitan el territorio. Para Weber dos eran las formas de que una nación se imponga a otra: 1) la absorción político-cultural y 2) el desplazamiento económico. Weber proponía sustituir la cultura polaca por la alemana a través de un proceso de aculturación dirigido por el estado y el cierre de fronteras con Polonia y la compra de territorio polaco para dar cabida a estos inmigrantes polacos dentro de Alemania. Pero Weber detecta otro problema: la falta de una clase directora de la sociedad, no había nadie que pudiera ocupar el lugar de Bismarck ya que la burguesía y los terratenientes (junkers) no habían heredado el ímpetu y la fuerza del Canciller de Hierro por la falta de participación democrática promovida por su gobierno, esto es, emerge el problema de cómo rutinizar el poder dentro de la sociedad (Maquiavelo). Una solución para esto estriba en convertir la universidad en un centro de educación política. No obstante, será demasiado tarde. La moral socialdemócrata basada en un conjunto de ideales se extenderá por toda Europa desactivando la moral europea más centrada en la realidad.

§ 13 Estado y decisionismo

a) Donoso Cortés

Este autor extremeño propuso a mediado del s XIX algunas soluciones a los problemas observados por Weber. Para Donoso, la figura del dictador era la que podía traer el orden a la nación en época de revoluciones, una reacción natural contra la acción del estado a la que había que poner fin para mantener la paz. El parlamentarismo no era sino una forma de suspender el riesgo latente de desestabilización del estado, solo la concentración del poder supone una solución para la paz social donde siempre existe una pulsión violenta contra el sistema vigente. La clave es elegir al buen dictador que mantendrá la unidad nacional a través de la obediencia a una serie de valores religiosos como la inviolabilidad de la autoridad, la santidad de la obediencia y la divinidad de la caridad. Sin estos valores solo queda la barbarie. Para Donoso hay dos etapas en la historia de la civilización: 1) la fase afirmativa, donde se afirma el poder de Dios y la sociedad se ordena bajo sus preceptos, y 2) la fase negativa, cuando se rompen los valores sobre los que se sostiene la figura de Dios y el Estado tiene que aumentar su poder sobre la sociedad.

b) Schmitt

Para Schmitt, el peligro se encuentra en el desarrollo de la tecnificación de la burocracia y unos políticos amateurs, idea que hereda de Weber. Entiende que se debe construir un espíritu de nación a través de un estado dictatorial fuerte que mantenga la paz interior lo que pasa por el reconocimiento de la ciudadanía de un poder capaz de mantener el orden requerido. El liberalismo es la idea que ha individualizado a las masas y a roto el espíritu de nación. Por ello, piensa que el partido nazi no es antidemocrático, sino antiliberal. El parlamento basado en la razón y la paz no puede solucionar todos los problemas cruciales de la nación. La razón debe estar en el pueblo, en el basamento común que aglutina al estado en pos de su supervivencia y que se mueve por la voluntad de un pueblo que se afirma a sí mismo en su existencia. En esta fundamentación, el auténtico proceso que conduce a un espacio sincero de gobierno es la acción y la decisión instantánea, en contraposición a procesos parlamentarios retóricos propios del liberalismo. Por ello, Schmitt señala que el fascismo es la auténtica democracia, por su capacidad de tomar decisiones en pos de la supervivencia del pueblo y no perder tiempo en engañosos procesos parlamentarios. Schmitt vio en Hitler un soldado político y al partido nazi como la salvación de Alemania capaz de unir al pueblo en un solo sujeto político. Al final, Schmitt comprobó que el autoritarismo nazi no podía garantizar la paz social. Schmitt fue perseguido por la SS.

c) Estado total, destrucción total

El estado nazi y comunista rompen el proceso liberal apartando la crítica contraria al estado. Se expulsa al individuo quedando el estado como el ente absoluto, como el mesias que debe guiar al pueblo. Esto se debe, según Rafael Guillén, al abandono del individualismo.

§ 14 Estado y democracia liberal

a) Ludwig von Misses

Según este autor, el totalitarismo deviene del intervencionismo que se va introduciendo en la vida de los estados. Es la confianza plena en el estado que genera una corrupción que beneficia solo a los que están de su lado. Por el contrario, el libre mercado no está en posición de beneficiar a ningún grupo en particular. El capitalismo tiende a equiparar la situación de todos los sujetos. La intervención del estado tiende a favorecer a aquellas familias que están de parte del estado. Cuando el estado falla instaurando la paz social, los ciudadanos se echan en brazos del estado y de un poder que todo lo representa, un “camino de servidumbre” que comienza cuando se abandonan los ideales liberales y se genera una necesidad de consumismo político por la rutinización de la política de estado, abandonando toda necesidad del orden tradicional donde se primaba el libre cambio y la libertad de los sujetos para relacionarse. Tanto el socialismo como el nazismo engendran distopías que rompen el equilibrio entre la sociedad y el estado. El liberalismo señala la necesidad de un estado no intervencionista.

b) Camino a la servidumbre

El totalitarismo supone la persecución del individuo. Esto comienza por la moralidad que deviene del estado que no permite la libre espontaneidad de los sujetos, que se ven cohibidos por una moral que erradica los males del estado. El capitalismo en sí mismo genera grupos de consumidores que, por su egoísmo y necesidad de beneficio, intentarían acaparar todos los bienes disponibles por la falta de una regulación de mercado, creando grupos de presión que generan una falta de libertad al resto de sujetos. Por ello, la competencia se tiene que dar mediante la planificación de esta que asegure la participación de todos en igualdad de condiciones. La falta de individualidad lleva a la consideración de una moral solidaria de estado que no permite actuar a los sujetos de manera individualmente juiciosa, sino a expensas de esta moral comunitaria. Esta moral reforzada es peligrosa para el desarrollo de la individualidad ya que no atendemos a los hechos teniendo en cuenta su auténtica naturaleza: el capitalista abre su negocio con sentimientos contrarios a un ideario capitalista.

Epílogo

El autor aboga por un Estado de orden en contra de un estado natural. El Estado natural es el caos de las relaciones humanas que no atienden a leyes conjuntas, donde los sujetos no hacen sino llenar espacio dejados por otros en un ir y venir constante. La figura capaz de organizar el Estado natural digital globalizado es el Estado y las políticas que permitan agrupar a sujetos bajo las mismas reglas. 

Unos apuntes sobre el 4M

Las conclusiones de las elecciones en Madrid no se alejan mucho de lo que ya conocemos y venimos experimentando en la política española en estos últimos años y en otros estados y tiene que ver con la crisis del estado moderno, como señala el profesor Alejandro Escudero. ¿Cómo es posible que el PP, con el historial de corrupción que arrastra en la Comunidad de Madrid y con una candidata sin propuestas y sin más argumentos que la descalificación y una serie de ideas ingenuas, haya a conseguido tal número de votos? 

Para responder a esta pregunta podríamos comenzar por identificar algunas categorías de votantes Esta clasificación no agota las posibilidades se trata de una delimitación de brocha gorda para intentar encontrar alguna explicación. Se identifican 6 estratos de votantes:

1) El que tiene, de alguna manera y por diversos motivos, intereses en uno u otro partido: estar trabajando para el partido, porque un familiar está trabajando para el partido, porque es un empresario al que van a favorecer sus amigos del partido, etc. Estos suelen ser los votantes del PP y PSOE por la historia de estos partidos y por su arraigo en la sociedad. Estos son los menos votos, pero hay que tenerlos en cuenta.

2) Los que han votado al mismo partido toda la vida por cultura o tradición: son también minoritarios, aunque esta categoría se podría difuminar con otras, como veremos ahora. Son personas mayores que guardan la fe en su partido de toda la vida ya vivan en zonas rurales o urbanas.

3) Los votantes fuertemente ideologizados con una formación política e histórica: estos son los menos también, los típicos votantes del PCPE o de Falange. Pero también estos votantes se pueden difuminar en algún momento con otra categoría por los factores que influyen en la elección de voto que veremos a continuación.

4) El votante informado, ideologizado, pero crítico, que reflexiona para tomar la mejor decisión de a qué partido votar con relación a sus ideas: aquí nos encontramos el grueso de la población, que podemos representar de cierta manera por una clase media instruida, formada y que tiene un acceso más o menos plural a la información. Ahora veremos esto. Siguiendo con la categoría, estos sujetos son los que han migrado en estos años de una posición a otra: de UPyD al PSOE, del PSOE y PP a Cs, del PP a Vox, del PSOE a Podemos, y viceversa. Aquí encontramos votantes de todas las edades que quiere justificar su elección con razones y datos. Con el bipartidismo podíamos encontrar gente que votaba a PP y luego a PSOE o viceversa a modo de castigo por no representar sus intereses en algún momento dado, pero hoy en día, con 5 partidos que aglutinan un considerable número de votos, esta tendencia tiende a polarizarse, y el voto de castigo se ejerce entre los partidos de la misma franja ideológica.

5) El votante con poca cultura política, que puede estar formado o no, pero que está fuertemente influido por la ideología y la realidad del contexto familiar o sociocultural y político. Aquí nos encontramos todo tipo de votantes desde los que votan por primera vez hasta los votantes adultos. Estos sujetos suelen explicar su elección en base a razonamientos ingenuos, ya se haya decantado por la izquierda o la derecha.

6) El votante que no vota por desafección, por falta de interés, porque entiende que no vale para nada votar, que no repercute en su vida, va a estar igual de jodido o va a vivir igual de bien salga quién salga elegido. Son votantes que se pueden movilizar por una coyuntura particular, bien porque ha ocurrido un evento a nivel local, nacional o internacional que remueva su conciencia o un cambio personal en su modo de ver la vida.

Aunque las categorías son permeables, vamos a centrarnos sobre todo en la 4 y 5, que es donde se encuentra el núcleo de los votos.

Para poder comprender esta elección, tenemos que ver a qué factores nos estamos enfrentando que influyen en la elección de uno u otro partido. Estas categorías se van articulando sobre una estructura de fondo que regula las relaciones y decisiones de las personas en este ámbito. Esta estructura tiene que ver con, al menos, tres elementos que destaco: la configuración del sistema político que influye en la toma decisiones de los sujetos, el contexto familiar y socioeconómico y cultural y con el acceso a la información que tienen las personas, esto es, qué tipo de información consumen, ya sea leyendo a uno u otro medio o siguiendo a tal o cual personas en twitter, facebook o youtube. 

Esto del acceso a la información es un tema complejo puesto que solemos elegir los medios que más se acomodan a nuestras ideas. Como señala en reiteradas ocasiones Fernando Berlín de lacafetera.com, militamos en los medios de comunicación. En realidad, ya vamos ideologizados a consumir una u otro tipo de información, por lo que estos medios lo que hacen es justificar nuestras opciones. A los medios de comunicación les podríamos pedir que fueran objetivos, críticos, veraces, imparciales, etc. pero no es así, los medios de comunicación son (casi) todos privados y dan información con relación a los intereses de sus dueños (los de la primera categoría) para sostener y justificar a uno u otro partido o a uno y otro bloque de poder. Por cierto, el debate que ha surgido en estas elecciones ha sido el de darle o no cobertura a Vox, un partido con un discurso franquista y filonazi, es un debate absurdo, puesto que los medios privaos le van a dar cobertura por ser el partido que forma el bloque de poder junto con la derecha, sobre todo ahora después de que Cs está en horas bajas y tiene pinta de que va a seguir el mismo camino que UPyD, y porque no darle cobertura supondría una justificación más para situarse como el partido fuera del sistema, como la resistencia frente al establishment político. 

La elección del voto está fuertemente influida por el propio sistema. El votante no puede elegir de manera libre quién quiere que sea su candidato, esta elección queda restringida al candidato puesto por el partido que, como señalan las encuestas, no suele ser bien valorado, pero da igual, porque es el candidato del partido y ante eso ningún simpatizante o afiliado puede hacer nada. Esto es una justificación más para que el sujeto caiga en la categoría 6 que, recordemos, continúa siendo un tanto por ciento importante de abstenciones. Dejando esto de lado, ¿qué puede decantar al ciudadano decidido a votar para elegir a uno u otro líder? El sistema me obliga a elegir en condiciones poco democráticas ya que dar el voto a un partido y otro supone, como señala el profesor Alejandro Escudero, entregar un cheque en blanco, no hay ningún mecanismo o dispositivo que permita al ciudadano opinar en contra o a favor de tal o cual medida y que sea escuchado y tomado en cuenta. Los políticos solo requieren del voto en un momento concreto, pero en los cuatro años que duran los mandatos, el ciudadano es un mero espectador de la política. Es cierto que se puede participar de diferentes maneras en política, pero la que importa es la que permite a los ciudadanos aportar a favor o en contra de que se apruebe tal o cual ley. Entonces, la pregunta es, ¿quién me va a perjudicar lo menos posible en estos años? Sabemos que una opción política no nos va a representar del todo, no va a tener en cuenta todos nuestros intereses, tal vez ninguno, entonces, la votación se convierte un elegir al menos malo y un no elegir a ese que no me va a representar para nada, es decir, un voto de castigo, y asegurándote de que tu voto cuenta, por lo que, de manera general, a no ser que estemos fuertemente politizados o anclados a un partido político en particular, queremos que, al menos, en las elecciones que tocan, que podamos decir algo, aunque sea de manera simbólica con nuestro voto. Entonces, el voto siempre es por comparación. 

Pero, ¿qué se compara? ¿qué se le pasa por la cabeza al sujeto al ir a votar? Desde las teorías de la racionalidad, los economistas señalan que el sujeto evalúa su voto desde el costo-beneficio, pero la realidad es más compleja. Además, como hemos dicho, el sujeto no tiene toda la información sobre las propuestas del partido, no al menos en los momentos previos de la votación, es decir, el sujeto se guía por una idea de lo que el partido puede ofrecerle. A veces se suele decir esto de que no hay más tonto que un currante que vote a la derecha. Pero, ¿qué similitud hay entre el votante informado, con cultura política que a votado al PSOE y el que no se ha informado y ha votado también al PSOE? A mi juicio, la configuración de su ideología atravesada por una moral que se proyecta a una ética particular que enfoca sus ideas en uno u otro sentido. La ideología la definimos aquí como el conjunto de ideas que tiene el sujeto sobre como deben articularse los factores y elementos de su vida cotidiana para alcanzar una buena vida y la moral es aquello que nos hace poner en una lista lo que más valoramos y lo que menos. A pesar del historial del PSOE, del PP, de Podemos o de Vox, las personas nos sentimos identificadas por unas y otras ideas que proyectamos en el partido, que guardan relación con una moral particular y que, en última instancia, hace que nos decantemos por uno u otro partido. Es complicado hacer una evaluación sumativa final de todo lo que señala el PSOE que quiere cambiar o de todo lo que ha hecho el PSOE en estos años y que se supone que van a favor de mis intereses y evaluar los pros y los contras, como mucho nos podemos quedar con un puñado de medias que justifiquen nuestra elección, y que no tiene porque pasar por una evaluación sobre las medidas que han ido en contra de nuestros intereses o de nuestros valores. Al final, generamos una imagen que proyectamos sobre el partido con relación a los valores y principios que defiende, es decir, con la moral general del partido, y que se relaciona con la nuestra. Un obrero de derechas puede sentirse identificado perfectamente con el PP o Vox ya que defienden valores perfectamente defendibles por un obrero como la unidad de España o dar trabajo y ayudas a los nacidos en España antes que a otras personas. 

Ayuso enmarcó las elecciones en el mismo momento que las convocó. Comunismo o libertad, el comunismo que nos pone el toque de queda o la libertad de echarte unas cañas después del trabajo. Históricamente, la Comunidad de Madrid es un feudo del PP y de la derecha en general. Ayuso recuperó los votos de castigo que sus votantes le dieron a C´s en las anteriores elecciones y ha ganado los votos de tantos madrileños y madrileñas que necesitan la libertad de trabajar para poder mantener a la familia o la libertad para gozar de los bares, un elemento central de ocio para mucha gente, y sobre todo de la clase trabajadora. La primera noticia de crisis que leí fue de un bar de Madrid y cuando todo estaba volviendo a la normalidad, en mis círculos familiares y de amistad, iba y venía la necesidad de poder ir a un bar para echar aunque fuera un café. 

No obstante, los resultados de las votaciones son fruto de la coyuntura del momento, y sin duda la pandemia a ayudado a generar un voto en contra de las fuerzas políticas, asociadas a la izquierda del PSOE y UP que impusieron el confinamiento. La política, como cualquier otra ciencia social, necesita de generar teorías desde la práctica. En dos años veremos que pasa en la Comunidad de Madrid.

No quería finalizar este texto sin referirme a la despedida de Pablo Iglesias de la política institucional. Gracias a Pablo Iglesias y todos los que hicieron posible Podemos se cambio el panorama político en España y se pusieron sobre el foco temas que estaban cubiertos por un tupido velo como la monarquía, la transición, el sistema electoral o de partidos. Con todos sus aciertos y errores, Pablo Iglesias ha alcanzado conformar un gobierno de coalición desde la II República con una agenda social. Desde la sinceridad, en mis círculos cercanos señalaba la necesidad de que Pablo se apartara y diera aire fresco a Podemos. Pablo fue perdiendo la frescura, el encanto y la pureza del profesor de políticas que le daba caña a los fachas en El gato al agua. Ahora que se marcha me parece demasiado pronto. En el poco tiempo que ha estado a dignificado la política a través de intervenciones preparadas dentro del hemiciclo del congreso como en los debates, tertulias y entrevistas que ha participado. Es cierto que su coherencia ha variado conforme se dio cuenta de que para imponer una agenda de izquierdas es necesario contar con el PSOE así como con otros actores extra políticos, virando su discurso y sus políticas hacia posiciones reformistas, pero nadie le puede acusar de parapetarse en defender unas ideas y hacer lo contrario. El acoso recibido, entre otros, por los medios de comunicación, muestra la importancia de su figura para la izquierda y la necesidad que había de anularlo. Veremos como afecta esto a Podemos. Cuando dije que Pablo tenía que apartarse señale a Ione Belarra como el cambio necesario. Espero no equivocarme como con la marcha de Pablo, ya que todo apunta a que será ella la sucesora al frente del partido. 

Gracias Pablo.

Manuel Ángel González

Os dejo algunas referencias que he tenido en mente para edificar este texto:

Escudero Pérez, A. (2018). Turbulencias. Apeirón Ediciones. (revisar el capítulo II Política)

Álvarez, J. F. y Echeverría, J. (2008). Bounded Rationality in Social Sciences, En E. Agazzi, J. Echeverría, and A. Gómez (eds.), Epistemology and the Social. Poznan Studies in the Philosophy of the Sciences and the Humanities, 96, (pp. 173-189), Amsterdam/New York: Rodopi.

Apuntes del libro ¿Un sujeto? de Jean-Luc Nancy

Se ha trabajado con el libro: Jean-Luc Nancy ¿Un sujeto? Adrogué: Editorial La Cebra, 2014.  Las páginas marcadas que no se citen pertenecen a la obra que se está analizando.

COMENTARIO AL TEXTO

Me he adentrado en este texto en el marco de mis estudios de máster sobre el realismo especulativo o realismo postcontinental. Destaco tres ideas del texto: la primera guarda relación con la imagen de un sujeto en constante transformación y cambio, el sujeto que deviene, que nunca está completo, pero que a la vez siempre está comenzando, siempre se rehace, se regenera* a sí mismo de manera constante, pero esto no supone estar a la deriva porque guarda un sentido, un sentido singular privado que marca la originalidad de cada sujeto, el sentido hace que se pueda asir a la realidad que le rodea desde su propia individualidad. ¿Cómo alcanza esta realidad? Desde la experiencia de vivir, el ser humano que existe se ve obligado a actuar en la realidad desde su libertad, esta “sujeto”, es sumiso de su libertad, la existencia supone un acto que no guarda relación antecedente con nada puesto que el sujeto deviene en un movimiento de sí hacia fuera y de fuera hacia otro sí mismo.

La segunda idea destaca el sujeto múltiple, marcado por la división en facultades, que nos lleva a partir de un sujeto múltiple, variado, que no supone la unicidad, sino que deviene desde la pluralidad hacia la pluralidad, o al menos así lo entiendo, puesto que en este devenir el sujeto nunca vuelve a sí mismo, su singularidad se transforma, se distingue del resto, pero nunca vuelve a un estadio anterior, de hecho, ya hemos visto que no tiene un antecedente, no se puede explicar el sujeto presente como la suma de los devenires, no existe una lógica deductiva que nos lleve hacia el sujeto, el sujeto no es la suma de las partes del mundo, un sujeto particular, sino la suma de sus sujetos anteriores, el sujeto no acumula sujetos, la experiencia le obliga a actuar en una vida ante los otros siendo, en sí mismo, otro cuando actúa en la experiencia con los otros. 

De aquí surge la última idea cuando señala Jean-Luc Nancy la exposición del sujeto frente a los otros. El sujeto que cambia, que es devenir sin lógica, está expuesto al exterior desde la multiplicidad, lo que quiere decir, a mi juicio, que su volverse a sí mismo no depende solo de su singular sentido, sino que depende de los otros y del medio en el que vive la experiencia. Entonces, en su volverse a sí mismo, su actuación no es el medio principal de su volverse a sí, sino que depende de la actuación de los otros, su regeneración es desde sí que se presenta para sí siendo otro por la actuación de los otros. De esta manera, el sujeto queda en un segundo plano, no se erige como constructor o regenerador de sí mismo, no se hace así mismo, sino que es un elemento más de la experiencia junto con los otros singulares.

No se trata de un sujeto perdido en un nihilismo postmoderno, se trata de, tal como me ayudó a verlo mi profesor de tesis Alejandro Escudero, entender la realidad desde la pluralidad, la pluralidad de oportunidades que ofrece la existencia. En esta línea, la ontología realista de Markus Gabriel (Sentido y existencia, 2018, Editorial Herder) presenta puntos conectados con la exposición de Jean-Luc Nancy. 

Estos apuntes son los que he realizado para facilitar el estudio del libro y comparto por si pudieran serle de ayuda a alguien o si alguien está interesado en familiarizarse con las ideas del autor y no quiere acceder al libro. Estos apuntes no dejan de ser una interpretación personal y recomiendo al lector acudir a la obra de referencia para profundizar en la riqueza de matices que guarda el ensayo.

APUNTES DEL LIBRO

El libro de ¿Un sujeto? se compone de dos seminarios realizados por el autor en 1992 con estudiantes de psicología y psicoanálisis para reflexionar sobre la idea de sujeto desde una perspectiva filosófica.

En el prólogo, el autor expone una idea de lo que es el sujeto, que nos adentra en el tema central del texto, a través de la idea de Ereignis (evento) que no nos habla de un sujeto sino de lo que adviene, entendido como que el sujeto “es solamente en el movimiento que lo expone al mundo, es decir, las posibilidades de sentido” (p. 9) Lo que adviene no se consagra en ningún atributo o propiedad, es un deshacerse continuo en una dedicación hacia, un proceso de desarrollo constante donde puede tomar conciencia de sí mismo en tanto que no puede situarse, no puede anclarse, es siempre un fue y un será, un arrojarse hacia otras posibilidades por el propio advenimiento. Existir, por tanto, trata de “la sucesión singular de una serie de advenimientos -y de partidas- cada una de las cuales abre de cierta manera al infinito” (p. 10), teniendo en cuenta que el infinito siempre vuelve hacia sí mismo.

El texto se divide en dos exposiciones: El supuesto sujeto y Alguien.

EL SUPUESTO SUJETO

En el supuesto sujeto comienza explicando que el titulo refiere una tautología. El sujeto siempre está supuesto, supuesto por debajo de. Pero ¿por debajo de qué? Esta es la pregunta que desencadena el primer texto que comienza clarificando algunas nociones para entender el sentido de sujeto, que es diferente según la psicología, filosofía o psicoanálisis, o según la perspectiva desde la que se entienda al sujeto. La primera confusión se da entre la noción de sujeto en la filosofía y el psicoanálisis. La segunda tiene que ver con la discusión sobre la filosofía del sujeto. Esto nos lleva a pensar que el concepto de sujeto no está nada claro. Nancy señala que la aportación de Leibniz, Descartes, Rousseau, San Agustín y Freud sobre el sujeto no tienen nada que ver con lo que entendemos por sujeto en la actualidad, lo que nos lleva a pensar en que no hubo ni hay una sola idea de sujeto y, por lo tanto, tampoco una idea de realidad, es decir, nos encontramos con una multiplicidad de versiones del sujeto, la existencia y la realidad, en vez de una idea única, una perspectiva que ha ido construyendo desde Platón. El problema radica en conocer si hay alguien único donde hay alguien, qué es ser alguien o quién es alguien. 

Para comenzar a desentrañar esta confusión sobre el sujeto, Nancy utiliza la imagen que se desprende de la palabra sujeto que “designa el ser propio de un agente de representación o de volición” (p. 19). Esta representación y volición son propias del sujeto, se las apropia, son intransferibles y personales, las asimila, las hace suyas, las tiene para sí mismo, entonces, el sujeto mismo se tiene a sí mismo, entonces, el sujeto, definido por extensión, es lo que es para sí mismo. Esta es la pregunta que conduce el resto del texto: ¿qué es ser para sí mismo? Nancy recurre a Kant, para quien el sujeto supone un yo transcendental necesario pero vacío como sustancia, a Heidegger, que señala el sí mismo como el ser cada vez mío (Ser y Tiempo, § 25-29), y a Derrida para preguntarse por la distancia del “a sí” a de la presencia a sí, para problematizar la idea de un sujeto como un soporte que se apropia de sí mismo para sí mismo.

Desde la sensación lingüistica de la palabra sujeto se encuenta un sentido de subordinación entendido como un ente expuesto al cambio, un sujeto pasivo, o como un sustancia  que soporta, recibe y acomoda los cambios, un sujeto activo. Una tercera denominación trata al sujeto como una cosa no sujeta a nada y dependiente del entendimiento, que le da su unidad, en cada caso. Con esto, Nancy señala que la suposición del sujeto nos conduce a la suposisión de lo uno o como uno.

Ateniendose a la historia del sujeto, Jean-Luc Nancy señala que el sujeto es la “figura cumplida, desarrollada, de un gesto de alguna manera pre-subjetivo” (p. 24) del sujeto, un gesto propio del sujeto occidental, cuya suposición de su subjetividad se encuentra en el origen de la civilización occidental. 

Tomando la primera definición de sujeto, la de sujeto de la representación y/o la volición, destaca el hallazgo de Anaxágoras sobre que el nous, la inteligencia que analiza y ordena la realida percibida, que la propiedad de estar supuesto. Lo que está supuesto para Anaxágoras es el orden de todo y este orden, supuesto como orden, es lo que permite que se genere la idea de sujeción. Después de esto, Jean-Luc se centra en la frase “conócete a tí mismo” de Sócrates como la primera palabra que señala la subjetividad, que lo traduce como la posesión de un saber que tenga constancia y conocimiento de sí mismo (p. 29), lo que relaciona con Descartes cuando afirmar su existencia (Discurso del Método, Cuarta parte, pp. 123 y 124). Este saber de sí mismo es una relación con uno mismo que, a su vez, supone un conocimieto en sí mismo. De cualquier manera, esta suposición se presenta o bien al principio debajo de todo o supuesta, pero no planteada, negatividad que determina al sujeto. De Plotino recoge la idea de la naturaleza pensante de sí mismo con la que se encuentra el sujeto en el acto de pensar, naturaleza “que presupone un pensamiento anterior, que no implica movimiento, mientras que nuestro pensamiento está siempre en movimiento hacia algo” (p. 31). Entonces, la suposición es el intelecto que piensa y que se piensa a sí mismo. Pero, añade Plotino, bajo la suposición se encuentra el uno, la unidad, que nos permite diferenciar las dos imágenes del sujeto: la unidad del sujeto en el principio y la división permite al sujeto saberse a sí mismo. Jean-Luc se centra en San Agustín que señala el alma como el sujeto premoderno, un alma que está en sí misma, sin la distancia del pensamiento consigo mismo, y sin movimiento, que con ser nombrada ya se conoce a sí misma. Entonces, el ser sí mismo, indisociable, es “la propiedad de todas las propiedades” (p. 34). 

De aquí se obtiene la puntualidad del sujeto que enuncia y recepciona, que comprende de inmediato, el sujeto que se dirige al sujeto, el ego que se interpela, entonces, vemos la condición del sujeto en “la suposición del otro, bajo la posición del mismo, sostiniendo la posición del mismo (…) es decir, también, tanto el otro supuesto como mismo, como el mismo supuesto como otro” (p. 35).

Con Descartes se introducen tres determinaciones del sujeto: 1) la necesidad, que trata la necesidad de la existencia del sujeto certificado mediante sus pensamientos, pero un ego no demostrado que solo está supuesto; 2) la temporalidad, siempre que se da un pensamiento se encuentra de fondo el ego, entonces, cada vez que hay un pensamiento, el sujeto se piensa necesariamente, volviendose una presencia presente todo el tiempo; y 3) la sustancialidad, lo supuesto del ego es lo mínimo necesario para que exista el ser que toma consistencia cuando se atribuye la consistencia de algo que existe. Para Descartes, esta sustancia era el cogito. En Aristóteles, la sustancia estaba puesta debajo de y la suposición de esta sustancia era la posición de la ousia, la esencia. Y esta suposición de la sustancia nos lleva hacia lo empírico, la experiencia, o hacia la trascendencia, aunque ambas remiten a la unicidad (pp. 35, 36, 37, 38 y 39).

Jean-Luc señala tres observaciones por la suposición de la sustancia: 1) La sustancia pensante, la cogitatio, la tengo que conocer por sus atributos, pero me es imposible, porque el pensamiento y la sustancia del pensamiento son lo mismo. Con Descartes, sujeto se conoce y se da a sí mismo en el acto de autosuposición; 2) Podemos observar dos esquemas de la suposisión: tenemos una existencia dada sin antedecentes que impide ninguna presuposición o una existencia que se da por un gesto, tiene una génesis, y se supone a sí mismo y se apropia de su suposición; 3) las definiciones de sujeto como dependiente, sujeto a, como lo que se encuentra subordinado o lo que se encuentra arrojado abajo están interrelaciondas. Este ser arrojado abajo se acerca al fundamento del ser supuesto (pp. 40, 41 y 42).

Con Kant, llegamos al sujeto a partir del objeto de la experiencia posible, que es lo que hay que suponer, pero para suponer esto hay que tener en cuenta que la experiencia posible se encuentra en los límites de la sensibilidad, del  entendimiento y la heterogeneidad. El sujeto trascendental está dividido en facultades: a) de conocimiento, supuesto por la naturaleza y que es el sujeto del entendimiento, b) de desear, supuesto por la moralidad y es el sujeto de la razón, y c) de placer o displacer, supuesto por el arte y el pensamiento de la finalidad y es el sujeto que juzga, y, por todo esto, el sujeto se encuentra vacio. Aparte de estos sujetos, nos encontramos con el sujeto empírico, esto es, el sujeto objeto de la experiencia posible. Entonces, desde el sujeto empírico no se puede llegar a la sustancia del sujeto. Por todo esto, la sustancialidad “está perdida en una funcionalidad de las facultades y en una psicología que tal vez no es más que empírica, o en una antropología” (p. 44), esto es, lo que se supone que es el sujeto se difumina en las facultades pensantes del sujeto y la representación de esas facultades que se puede observar. Entonces, la antropologización del sujeto tiene que ver con la mezcolanza de ideas que se refieren al sujeto que permita una visión más pura o más originaria de la suposición del sujeto y, al mismo tiempo, formal, esto es, bajo el sujeto de las facultado y el sujeto empírico solo hay una forma lógica. Para que el sujeto sea suyo debe suponerse, pero no se puede llegar a la sustancialidad puesto que este sujeto esta dividido, como hemos dicho antes. No se puede alcanzar el sujeto desde la razón práctica, porque esto es el sujeto libre que se conoce a sí mismo desde su actuación, acto sumiso en suposición innacesible de su libertad. Kant busca la unidad del sujeto en el placer, en la belleza, pero solo puede ser postulada, imaginada, y con ello puede traer la imagen de una pluralidad de sujeto, es decir, se postula el ideal de la humanidad proyectado.

La suposición alcanza su máximo ya que 1) el sujeto se ocupa en la trascendental, esto es, las condiciones del sujeto que viene de su experiencia sin acceso a la sustancia, y 2) la libertad del sujeto según un sujeto final, que también hace que la sustancia esté fuera del alcance.

Con Hegel la sustancia se vuelve movimiento donde el sujeto se produce a sí mismo en su relación consigo mismo, lo que supone ponerse a sí mismo pasando a través del vacio de la sustancia que es la experiencia vivida. El sujeto es cuando llega a ser lo que es a través de lo que no es él mismo. En la experiencia llega a ser otro diferente a sí mismo y llega a ser sí mismo de manera absoluta. “Es la experiencia de sí mismo como otro y del otro como sí mismo” (p. 47). El sujeto en Hegel se niega a sí mismo para ser el mismo a través de la incorporación de esta negatividad. La verdad del sujeto nunca se pierde, es la verdad del sujeto. El sujeto pasa por el calvario de la negatividad situado como punto central de este proceso. Y esta certeza de su posición central o principal se alcanza por la negatividad. Entonces, estando el sujeto cierto en su posición central, o trono, a través del calvario de la negatividad, se consigue concentrar en sí misma la sustancia en tanto que es consciente de sí misma. La negatividad es la base de la sustancia del sujeto que permite una presencia pura que es presencia a sí acabada como pérdida absoluta y renovada continuamente de sí misma. Entonces, con Hegel llegamos al sujeto de la suposición pura, suposición que es la incoporación de la negatividad al sujeto. 

Jean-Luc concluye este apartado señalando que el sujeto, como ente acabado, es suposición pura que abre en su negatividad y esto se corresponde con una pluralidad de sentidos del sujeto puesto que los sujetos se identifican con las facultades o como formas de existenia que se dan en la experiencia.

ALGUIEN

Comienza el texto resumiendo el apartado anterior: el sujeto, en filosofía, es lo que se supone a sí mismo o la sustancia suspuesta por las cualidades que no se supone a sí misma, pero que tiene la facultad de suponerse. Por lo tanto, el sujeto se encuentra en un devenir constante de auto constitución. Siendo esto así, el supuesto sujeto tautológico (que parte de sí redundando en sí mismo) se entiende de dos formas: a) el sujeto no está en el presente cuando se presupone, lo que lleva a la cuestión de qué queda de la presencia de la presencia en sí. En este sentido, el autor presupone que el sujeto “no es nada más que la infinita identidad de una precedencia que se traspone en la infinita identidad de una sucesión” (p. 52). En un segundo sentido, el sujeto es una proyección, un presente vacío que es en sí mismo una suposición.

Con esto, el sujeto de análisis en la historia se ha cerrado, ha concluido, pero como un acontecimiento dentro de la historia que no hace sino abrir un abismo de presuposición en dos sentidos: a) como un infinito presuponerse y b) como consistente y plenitud absoluta. Nancy señala, a mi juicio, que el sujeto del psicoanálisis difiere del sujeto filosófico ya que el primero se centra en la consciencia. El fin del análisis supone la negación del sujeto, pero el psicoanálisis se supone un proceso interminable puede que el sujeto presupuesto no aparezca. Si el psicoanálisis acoge los aportes de Lacan, entonces el sujeto psicoanálitico y filosófico se acercan.

No se puede conocer todo para presuponer al sujeto lo que nos da un pensamiento blando señala que hay actos iguales al ser y no hay sujeto en acto que sea equiparable al sujeto, esto es, “el existir no desembocarìa realmente en la existencia” (p. 56).

La idea del concepto de sujeto es llegar a su presuposición, a su raíz, que, siguiendo a Lacan, sería la suposición del sujeto donde la sustancia se subvirte en lugar de suponerse o presuponerse. Es allí donde hay que interrogar a la sustancia. 

Para interrogar a la sustancia, Jena-Luc se pregunta qué es lo que hay después del sujeto, es decir, hay que pasar del “qué” al “quién”, del quid al quis. Este “quien” existe no supone la existencia de algo de una forma, se trata solo de ser-un-quien. El sujeto es el que viene como un quis, que se anuncia como un yo más antiguo que la sustancia, pero que no se encuentra subordinado a ella, no es el presupuesto de la sustancia. Es el quis lo que convierte en alguien a la sustancia.

Entonces, el sujeto deviene en otro en lugar del sujeto que no estaría suponiéndose sino que estaría exponiéndose hacia afuera. 

A partir de aquí el autor se centra en la unicidad de la sustancia que supone un cambio en lo esencial. La cuestión de la unicidad del alguien lleva al autor a preguntar si hay alguien donde tiene que ver un alguien que duda, que se pregunta por esto. En este caso, la respuesta antecede a la pregunta, ya que es necesario que haya un alguien para preguntarse ¿hay?. Esta respuesta es un suposición, es una promesa que da alguien que se expone, lo mismo que la presuposición. El que es alguien ya da la respuesta sobre su sustancia al afirmar y prometer su alguien.

La unicidad del ser supone la singularidad del mismo, no por suposición, ya que en la singularidad no hay una relación consigo mismo como sustancia, la sustancia actua de manera singular que es su forma de existir, esto es, la sustancia presupone la existencia. De alguien singularizado y expuesto emergen tres grandes rasgos: 

1) su unicidad, la presuposición nos lleva a una sustancia primera y última, pero, también, desarrolla la autonomía para destruirse en un acto de atracción y repulsión hacia sí mismo. Esto nos lleva a admitir más de un sujeto, ya que, si solo hubiera uno, no habría relación en el sujeto entre él mismo. Entonces, si en un sujeto hay unos, fuera del sujeto habrá otros, por lo que se puede concluir la multiplicidad de sujetos, por ello “la existencia del singular, es esencialmente múltiple” (p. 67). Pero la singularidad no se refiere a ninguna esencia, sino a la existencia. 

Lo particular se opone a lo singular, puesto que lo particular se entiende como una parte de algo, y lo singular es lo uno que se diferencia de lo otro, no es parte de nada ni está ligado a nada. El vocablo de individuo se acerca a lo singular puesto que es indistinto de sí, pero distinto a otros, y la singularidad lo lleva a ser el individuo empírico, práctico, el individuo como cuerpo. Lo material, lo física, lo práctico es lo trascendental.

2) el cualquiera del uno, que distingue lo singular, por estar la singularidad repartida de igual manera entre todos los sujetos. Su distinción es inconmensurable, no se puede alcanzar, puesto que cada uno es distinto del resto. El ser singular está en común con el resto, compartiendo con el resto, lo que, a su vez, lo reparte entre el resto. Este singular no es parte de una clase, como la clase “humanidad”, sino un ejemplo para el otro, expone su singularidad al resto, representando cada uno una propia humanidad.

Lo singular supone siempre lo nuevo, lo general que se descubre de nuevo, por eso ninguna singularidad puede ejemplificar la clase humanidad, porque siempre es algo diferente. “El alguien… no es una sustancia común o un ser común” (p. 76). Lo común a los singulare es el interés o curiosidad profesado entre ellos para relacionarse. Una curiosidad que “va a mirar de cerca porque toma a su cuidado” (p. 77). 

3) el modo singular de la presencia del sujeto, cuya existencia destaca una parusía escatológica, esto es, el estudio de la presencia última del sujeto, ya que el sujeto supone una existencia última, siempre vuelto a su muerte en cada momento presente. Por lo tanto, el sujeto supueto siempre está empezando o finalizando en cada momento, y el sujeto singular presenta dos conciciones: 1) está expuesto en cada momento a los otros, está presente a sí como otro, y 2) no es presente de una sustancia inmovil y permanente, es un presente temporal que en cada momento se singulariza. “¿Cuándo se es uno? A cada instante” (p. 79). 

El autor concluye señalando que el propio sujeto singular atestigua su existencia, cada momento alguien atestigua el sentido de su existencia, compromete y da fe de ser alguien. Atestiguo mi existencia porque existo. El sentido se singulariza en cada alguien singular. Y este sentido del sentido singular no tiene fundamento, no tiene razón, siemplemente es, y existe dentro de un singular. Entonces, es este sentido el que se promete en cada momento, un sentido que es diferente en cada momento.

 Manuel Ángel González Berruga

Esmeraldas, 4 de Marzo de 2021

Educación física en confinamiento

Os dejo por aquí el video del Webinar sobre Educación física en confinamiento que se desarrollo dentro del programa de Máster de Educación Física y Deporte de la PUCE Sede Esmeraldas en Esmeraldas, Ecuador. Participaron como ponentes Joaquin Mina, Rosa Delgado, Lenin Jama y Christian Loayza, estudiantes de la maestría, aunque luego se sumaron Edwin Preciado estudiantes y el actual Presidente de la Federación Deportiva de Esmeraldas y Cristian Calderon, también estudiante de la maestría. Como moderador estuve yo, Manuel Ángel González, arrojando preguntas y dando paso a los participantes.

Los problemas que se expresan en la charla no tienen un denominador común y suponen un reto desde diferentes frentes. Surgen problema desde el ámbito de los recursos disponibles, la capacidad de los docentes para hacer frente a la situación, las posibilidades de la administración educativa, etc. Pero no creo que el foco se pueda establecer en uno de estos componentes, sino que es la mezcla de todos ellos que nos llevan a esta situación. Es cierto que hay elementos que si faltan dificultan mucho el proceso de aprendizaje como el acceso a un computador y conexión a internet, pero con una buena red de comunicación familia-escuela, se podría solventar. Es cierto que no es fácil, hacen falta maestros y recursos didácticos. Y, como se puede observar, la educación no es solo cosa de los docentes o de la administración, sino que la comunidad educativa, las familias y las condiciones de vida que tienen también influyen en la educación de los hijos. Las conclusiones que se obtengan de esta experiencia en materia de educación deben llevar aparejada elementos relacionados con las condiciones laborales, económicas, sociales, en la línea de fortalecer lazos entre las familia y la comunidad, una legislación que permita conciliar la vida laboral y familiar o un aumento de la capacidad de gasto de las familias (a través de ayudas, ofreciendo empleo público de calidad, etc.), entre otras.

Dejo estos elementos para próximos debates y discusiones. De igual manera, os invito a ver otro coloquio que tuvimos sobre este tema en 2020, pero sobre la educación en general donde también se tocan estos temas:

Manuel Ángel González